Usted está aquí

Con mucha alegría 6.000 alumnos volvieron a las aulas en 726 escuelas

Publicado: 
04/05/2021

 

 

Fue una mañana diferente y esperada. De nuevo a clases a reencontrarse con compañeros y amigos, con los docentes, con la Escuela. Y la alegría y las caras sonrientes reflejaban que el tiempo de espera estaba terminando. Autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) recorrieron varias escuelas rurales para compartir el momento.

En la primera etapa del regreso –cuidando todos los protocolos sanitarios para el cuidado personal y colectivo– 726 escuelas rurales unidocentes de todo el país recibieron a unos 6.000 alumnos, quienes regresaron a las aulas sin ocultar su felicidad por volver a compartir un espacio cotidiano que les pertenece.

El presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP, Robert Silva, y la directora general de Educación Inicial y Primaria, Graciela Fabeyro –junto a otras autoridades educativas– visitaron tres escuelas rurales unidocentes en los departamentos de Canelones, Lavalleja y Maldonado.

La recorrida comenzó por la región Canelones Centro, en la Escuela Rural N° 41 “Alfredo Zitarrosa”, ubicada en la Ruta N°80, Km. 80, en la zona cercana a la ciudad de Migues. La actividad continuó en el departamento de Lavalleja, en medio de un paisaje serrano bellísimo, donde está instalada la Escuela Rural N°58 de Aguas Blancas (Ruta N°81 a 7 km de ruta 8).

La visita finalizó en el departamento de Maldonado, en la Escuela Rural N°31 de la localidad Nuevo Carrara, cercana a la ciudad de Pan de Azúcar. El local escolar se ubica en la Ruta N°60, a 6 kms de la ciudad fernandina. En los tres casos la matrícula es de entre 14 y 16 alumnos (desde Inicial hasta 6º año de Primaria).

210504_02.jpg

La primera etapa

Para Robert Silva se trató de “una jornada histórica por los momentos que nos tocan vivir, en donde convivimos, compartimos la alegría y el entusiasmo de muchos niños, maestros y funcionarios por volver a la presencialidad. Una presencialidad que tiene que ser segura para que sea el comienzo de futuras aperturas e inicios de cursos”.

En ese sentido, enfatizó en una “exhortación a todos de cumplir estrictamente con los protocolos, de cuidarnos y de cuidarse. En definitiva, de ser conscientes que esta vuelta a las clases presenciales es un gran logro, pero que para que continúe depende de cada uno de nosotros”.

Por su parte, Graciela Fabeyro valoró que fue “un día muy importante para la educación toda del país pero sobre todo para la educación rural, porque estamos retornando a la presencialidad” en 726 escuelas que estaban preparadas para “atender a los alumnos y sus familias”.

“Es un día de celebración porque uno observa tanto en los docentes como en los niños sus imágenes, sus caras y sus ojos de alegría por estar en este lugar tan simbólico para todos. La infancia en uno de los lugares que mejor puede estar es la escuela. Porque la escuela continenta, la escuela escucha, la escuela comunica, la escuela da afecto y porque verlos a ellos compartir el desayuno, el almuerzo, compartir los espacios de aprendizaje, reconforta”, precisó.

210504_03.jpg

Asegurar continuidad

Fabeyro aseguró que la celebración excede a las autoridades: “invitamos también a toda la comunidad a acompañar esta tarea, porque en esta tarea no está solo el Estado y la ANEP, sino que confluyen distintos organismos públicos y privados, personas, organizaciones, comunidades que se acercan, apoyan y dan continuidad a las escuelas”.

Mencionó que, por ejemplo, “las unidocentes tienen poco alumnado. Tenemos que decir que avizoramos la potenciación, porque hay muchos alumnos de Educación Inicial que se ven en estas escuelas. Entonces eso asegura la continuidad de la propuesta y probablemente la reformulación, porque a la Educación Primaria se agrega un interesante componente de población de Educación Inicial”.