Usted está aquí

Technogirls: el equipo de chicas de Rivera que se destacó en la última Olimpíada

Publicado: 
09/02/2024

240209_03.jpg

Con su robot llamado Ada (en honor a la primera mujer programadora, Ada Byron) cinco estudiantes de Rivera despertaron el interés de todas las personas participantes en la última Olimpíada. En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia conocemos su historia.

Ellas son del Liceo N° 2 de Rivera, tienen 15 años y, si bien todavía están en el receso de verano, ya volvieron a reunirse en el liceo para pensar ideas y mejorar su proyecto tecnológico. Antonella Salbarrey, Débora Rodríguez, Manuela Laguna, Lua González y Ashley López, acompañadas por su profesor orientador de Informática y Tecnología Educativa, Pablo Macedo, cuentan cómo crearon el equipo Technogirls, que se destacó en la última Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos de Ceibal.

Las Technogirls se iniciaron como un grupo de trabajo, pero rápidamente se convirtieron en un grupo de amigas. “Nos conocíamos pero no estábamos en la misma clase. Nos empezamos a reunir dos veces por semana, en las horas del profe, y de a poco fuimos entendiendo qué es lo que hacía mejor cada una y nos fuimos haciendo amigas”, narró Lua.

Las estudiantes explicaron que el hecho de ser un grupo conformado solo por chicas les dio la posibilidad de desarrollarse en distintas tareas. “Cada una iba eligiendo lo que quería hacer y lo que más le gustaba”, contó Débora.

En esta línea, Antonella recuerda que “en la mayoría de los equipos mixtos que conocimos, veíamos que eran los hombres los que agarraban y trabajaban con el robot, los que programaban. Las mujeres en general eran las que organizaban y presentaban. Pero acá todas hacíamos todo o lo que más nos gustara. Para nosotras era lo normal, pero veíamos que eso era algo que el resto nos destacaba y que llamaba la atención”.

Uno de los responsables de unir a las cinco chicas fue Pablo Macedo, el docente a quien hoy llaman coach, que desde hace más de diez años participa en las propuestas de Ceibal. “Yo trabajo en robótica desde 2012 o 2013, he tenido muchos equipos pero siempre veía lo mismo, es difícil estimular a más gurisas a que participen en espacios de robótica. Quería incentivarlas a que participen y se conviertan en líderes para otras chicas”, aseguró Macedo.

“Incluir a todas”, esa fue la gran apuesta del grupo, destacó Manuela. Para las chicas, con las Technogirls comenzaba a funcionar un espacio donde cada una se sentía segura y apoyada.

Cada una con su perfil aportó a que las Technogirls lograran, en su primera presentación en una competencia nacional, el segundo premio.

Débora, supermotivada y “pum para arriba”. Antonella más trabajadora, pero extrovertida. Manuela, “más callada”, pero con un interés particular por la comunicación y las presentaciones. Ashley, “una excelente estudiante, responsable y destacada en el liceo por sus notas”. Y Lua “con iniciativa y ganas de mostrar todo lo que hacen”. Así define el profesor a las cinco chicas que hicieron historia en un liceo en el que, sin contar con espacios tecnológicos, trabajaron para destacarse a nivel nacional.

“Esto era solo un salón”, recuerda Lua y muestra en la cámara el espacio de trabajo: un aula tradicional, con pupitres y pizarrón, que ellas convirtieron en un laboratorio de investigación organizado con fichas de análisis y pruebas. “Gracias al director y al profe que nos incentivaron fue que empezamos a pensar en cómo trabajar, cómo elegir las categorías, y luego empezamos pidiendo apoyo de materiales”, sigue Lua.

Trabajo en equipo

Las Technogirls se presentaron en la categoría First Lego League Challenge, que tiene la consigna de investigar y diseñar una solución a una problemática del mundo real y, al mismo tiempo, construir y programar un robot para superar una serie de misiones en una pista de desafíos.

“Lo que más nos llamó la atención de esta categoría fue el trabajo en equipo. Además del trabajo con las computadoras y el robot, nos interesó mucho poder desarrollarnos como equipo, el trabajo en valores, nos enseñó mucho de empatía, comprensión […]. La posibilidad de mezclar lo tecnológico con lo humano”, cuenta Ashley.

Actualmente, las Technogirls se encuentran actualizando su proyecto, un tour virtual por los puntos icónicos de Rivera que destaca a las mujeres artistas del departamento. “Queremos darles más visibilidad a las mujeres”, reflexiona Antonella.

Lo que comenzó como un juego o un trabajo liceal hoy parece convertirse en una convicción. Hoy, las Technogirls no solo se motivan para volver a presentarse a la competencia de este año, sino que buscan también inspirar a más chicas. “Estos espacios son lugares donde podés dar tu opinión”, dice Lua.

“Más allá de que no seamos todas iguales (a una le gusta más la moda, a otra el deporte, a otra la tecnología), acá no te vas a sentir discriminada o excluida, al contrario, podés ser vos y con eso que te caracteriza aportar al proyecto”, cierra Antonella.

Fuente: 
Ceibal