Usted está aquí

Proyecto Mariposas promueve desarrollo artístico e inclusión social en contextos vulnerables

Publicado: 
30/11/2020

201130_02.jpg

El proyecto Mariposas tiene como objetivo reivindicar los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes, y la convivencia y el cuidado mutuo desde los centros educativos hacia la comunidad apelando a las expresiones artísticas como medio de inclusión social. El 11 de diciembre se inaugurará el mural realizado en la Escuela Técnica Cerro “Maestro Nicasio García”.

Mariposas es desarrollado de forma interinstitucional entre la Escuela de Artes y Artesanías Doctor Pedro Figari y la Escuela Técnica Cerro Maestro Nicasio García, ambas pertenecientes al Consejo de Educación Técnico Profesional-UTU de la ANEP.

Marcel Salinas y Virginia Badalá, profesor de diseño asistido y profesora de cerámica, son referentes artísticos y los principales impulsores del proyecto. Asimismo, trabajan en coordinación con el equipo directivo de la Escuela Técnica del Cerro (integrado por el director Ruben Ferreira y por las subdirectoras Lorena Piña y Ana María Domínguez), así como con Mariana Morales y Gabriela Castro, directora y subdirectora de la Escuela Pedro Figari, respectivamente.

El próximo 11 de diciembre, además de inaugurar el mural mosaico y los trabajos que los estudiantes realizaron en las áreas de estudios de ambas escuelas, esta instancia constituirá el cierre al trabajo del año en consonancia con los protocolos sanitarios establecidos por la ANEP.

Marcel Salinas contó que esta iniciativa comenzó en el año 2015 y destacó el auspicio de la Fundación Reaching U, quienes solventan las intervenciones y los orientan en la elección de los centros educativos que intervienen. Lidia Barboza, directora de la Especialización en Liderazgo, Gestión e Innovación educativa de la Universidad de Montevideo, es quien se encarga de guiarlos en el proceso de selección.

El proyecto cuenta con intervenciones artísticas en escuelas, liceos, jardines de infantes y escuelas de la UTU.

Salinas explicó que el principal cometido es “involucrar a la mayor cantidad posible de actores de la zona y tender puentes en lugares donde están algo desconectados”.

201130_01.jpg

Muchas manos

La propuesta contempla la participación de adultos, vecinos y niños, a quienes se los invita “a poner una baldosita. Se trata de una técnica inclusiva para que cada uno aporte un pedacito en la creación del mural”.

“Los dibujos de las mariposas los aportan los chicos que trabajan en el proyecto. Por ejemplo, en la UTU del Cerro los estudiantes de mecánica crearon una mariposa con un motor; los de matemática hicieron mariposas con triángulos; y los de historia reflexionaron en torno a la Segunda Guerra Mundial inspirándose en una poesía para realizar su aporte a la intervención”, indicó.

Salinas destacó que además trabajan con las redes comunitarias del barrio y de la zona. “Hemos invitado a niños del interior y han enviado mariposas desde allí. Uno de nuestros sueños es intervenir una escuela por departamento”. Por ahora llevaron el proyecto a la Escuela N° 109 de Florida donde aprovecharon el nacimiento de José Cuneo (quien se inspiró en el departamento para la creación de muchos de sus cuadros) para hacer mosaicos no solo con mariposas, sino también con lunas.

Mariposas se caracteriza por involucrar y entusiasmar a estudiantes de distintas asignaturas como peluquería, mecánica, electricidad y administración, entre otras.

201130_03.jpg

Memoria colectiva

La iniciativa se inspira en el poema "La última mariposa", escrito en el gueto de Terezín (República Checa) por Pavel Friedman, en el que se evoca al millón y medio de niños judíos asesinados en el holocausto.

Desarrollar la sensibilidad del mosaico, la pintura y otras artes tomando enseñanzas del holocausto judío para educar en la tolerancia, advertir sobre el peligro de la fragilidad humana y evitar que se repitan actos de discriminación contra colectivos, es otro de los cometidos fundamentales que destacan sus promotores.

No obstante, Salinas enfatizó que la convocatoria es abierta y no tiene relacionamiento directo con ningún grupo étnico, ya que “lo importante es que a partir del holocausto judío la reflexión se proyecte a cualquier tipo de violación de derechos humanos de niñas, niños y adolescentes”.

“El disparador inicial fue conocer la experiencia de alguien que vivió el holocausto y dijo 'esta será la última mariposa que veré en este lugar', y sin embargo en el recuerdo tratamos que no sea la última, y que todo lo que implique sufrimiento y violación de derechos sea reivindicado a través de la mariposa. Hubo niños que nos dijeron que también viven un holocausto en su casa porque les pegan, o que van a su hogar y no saben qué va a pasar”, señaló.

El educador destacó la atención que concita la propuesta: “hay niños o jóvenes que habitualmente faltan a clase o no participan, y en la práctica del mural son niños que se desarrollan a pleno. Se trata de chicos que en el aula no sintonizan con la clase pero en una situación así son los que más aportan y se sienten cómodos”.

“Cualquiera puede participar del mosaico (...) Somos convencidos que a través del arte podemos cambiar realidades”, manifestó.

Salinas también rescató que luego de finalizadas las intervenciones continúa “la inercia de seguir pintando y mejorando el barrio. En Florida hicimos un muro grandísimo exterior, y dos semanas después nos mandaban fotos donde veíamos que continuaban pintando. En el muro del Cerro, entre las ventanas, quedó un espacio que seguramente será ocupado”.

Además de su trasfondo social y del aprendizaje que promueven, los resultados estéticos son una característica a resaltar, ya que contribuyen al embellecimiento de los centros educativos y de los entornos barriales.

Más información

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

coronavirus banner ch.jpg