Usted está aquí

Evaluación de Impacto de las Escuelas de Tiempo Completo

El diseño de evaluación supuso seleccionar 60 ETC con otras 60 escuelas públicas de características similares pero que no participan del Programa, a los efectos de analizar:

si el progreso en los aprendizajes en lectura, escritura y matemática entre 3ero y 6to era mayor en las ETC que en las escuelas de comparación; y

si los egresados de las ETC tienen menos riesgo de seguir trayectorias de rezago o desvinculación en su transición a la educación media básica.

A su vez, como parte del estudio, se incorporaron otras dimensiones, como la satisfacción de los alumnos y sus familias con la escuela y la propuesta escolar, la motivación y las expectativas educativas, entre otras.

En 2016, 209 de las 929 escuelas urbanas correspondían a la modalidad de Tiempo Completo, con una matrícula de 45.500 niños.

Principales resultados de la Evaluación 2013-2016

Los alumnos de las ETC lograron un mayor avance en sus aprendizajes de matemática, en relación al que mostraron sus pares de las escuelas de comparación. Los resultados permiten afirmar que el Programa está teniendo efectos positivos, de magnitud moderada, en los aprendizajes de matemática (el efecto estimado es de entre 0,18 y 0,25 desvíos estándar sobre una mejora global de 2,7 a lo largo de los tres años).

En el caso de escritura, el estudio también mostró efectos positivos de la experiencia: en promedio, los alumnos de las ETC, mostraron ser escritores más competentes que sus pares de las escuelas de comparación en 3er grado y, adicionalmente, lograron progresar en mayor medida que ellos entre 3ero y 6to, independientemente del punto de partida. Al igual que en matemática, los efectos positivos encontrados para las habilidades de escritura deben considerarse moderados.

En lectura, en cambio, no se constató un efecto diferencial del Programa, es decir: la mejora en las habilidades lectoras entre 3er y 6to grado fue similar para los alumnos de las ETC  y para los niños de las escuelas de comparación.

Por otra parte, el seguimiento de las trayectorias entre 3ero y 6to de primaria y entre el egreso de 6to y 3ero de educación media básica no mostró impactos diferenciales del Programa ETC sobre la progresión en tiempo y sobre la desvinculación. El estudio evidencia que:

No existe desvinculación durante el ciclo de enseñanza primaria.

Salvo casos muy excepcionales, todos los alumnos que culminan 6to de primaria (97%) se inscriben al año siguiente en alguna de las modalidades de educación media básica (liceo o UTU).

Tres años después del egreso de primaria, nueve de cada diez de los alumnos se encuentran matriculados en alguna modalidad de educación formal (es decir, un 10% no se inscribió ese año).

Solo un 60% de los egresados de las escuelas que participaron del estudio logró progresar en tiempo durante los primeros tres años en la educación media básica, es decir, cursaba 3er grado en el año 2016.

Por último, en ambos grupos, el estudio mostró altos niveles de satisfacción con la escuela y con la propuesta escolar de parte de las familias. Dentro de este marco, en las ETC la valoración fue algo más favorable. Los estudiantes, por su parte, también se mostraron satisfechos, en términos generales, con su escuela, con sus maestros y con su experiencia escolar. En relación a sus expectativas educativas hacia el futuro, el 98% de los alumnos de 6to indicó, a dos meses del egreso, que pensaba continuar con sus estudios luego de terminar la escuela primaria, aunque un conjunto importante (1 de cada tres, aproximadamente) reconoció que la transición al liceo o a la UTU lo inquietaba y/o lo ponía nervioso. Del mismo modo, un conjunto de niños preveía que el cambio desde la escuela al liceo o a la UTU le resultaría difícil. Salvo excepciones, las valoraciones y expectativas expresadas por los alumnos de las ETC y de las escuelas de comparación fueron similares. Tampoco se registraron diferencias respecto a los niveles y tipo de motivación en el salón de clase en uno y otro grupo.