Usted está aquí

Escuelas urbanas del país pasaron de un 29% de presencialidad plena a un 87%

Publicado: 
02/03/2021

1.jpg

La ANEP dio inicio al año lectivo apostando a una presencialidad plena. Para ello, además de organizar de modo eficiente el espacio dentro de sus centros educativos a fin de dar garantía al cumplimiento de los protocolos sanitarios, cuenta con el apoyo de instituciones como la UDELAR, que le permiten ampliar el espacio locativo y asegurar la asistencia.

A comienzos del mes de febrero, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) realizó un llamado público a organizaciones de la sociedad civil, instituciones y personas privadas para que le concedieran en comodato, locales pasibles de ser utilizados con fines educativos.

La Universidad de la República (UDELAR) fue una de las instituciones que ofreció sus instalaciones educativas a la ANEP.

El usufructo del Aulario del Área Social y Artística de la UDELAR por parte de grupos del Liceo N° 5 ya se concretó, y la próxima semana, estudiantes del Liceo N° 28 asistirán a clase en el Aulario de la Facultad de Ingeniería. Las autoridades estiman que en las próximas semanas se sumarán otros espacios de la UDELAR.

En tanto, el espacio físico vacante del Liceo N° 5, está siendo acondicionado para recibir a una escuela y a un jardín de infantes, debido a que estos locales sí son funcionales para recibir a niños pequeños.

Durante una visita al Aulario, el presidente del Consejo Directivo Central de la ANEP, Robert Silva, destacó que por primera vez, un liceo dicta clases en una Facultad de la UDELAR.  “Aquí está la demostración de la importancia de la colaboración, de la generación de espacios de intercambio y de la actuación conjunta por la Educación Pública. Miles de niños y de jóvenes con sus esperanzas y con sus familias, volviendo en el marco de una pandemia a una educación presencial en las aulas”.

Asimismo, Silva se mostró optimista con el comienzo del plan de vacunación en el que se incluye a los docentes y funcionarios de la ANEP. “Esto alienta y contribuye decididamente a la presencialidad y a que todos los docentes adquieran la inmunización correspondiente”, valoró.

También resaltó el aporte de otras instituciones públicas y privadas en el Interior, “que le han dado espacio y cabida a la Educación Pública. Hoy estamos con la UDELAR como forma simbólica de reconocer a todos los que están colaborando a partir del llamado que la ANEP ha hecho público”.

2.jpg

Mejora de la presencialidad

Por otra parte, hizo énfasis en que la presencialidad plena en las escuelas creció de un 29% el año pasado, a un 87% este año. “Este es el camino: optimizar espacios propios y generar nuevos a través de estas alianzas”.

Por su parte, el rector de la Universidad de la República, Rodrigo Arim, celebró el acuerdo y afirmó que “simboliza algo medular: la coordinación entre los dos entes de Educación Pública en el Uruguay, tales como la ANEP y la UDELAR, que se expresa en distintas dimensiones, entre ellas en el uso de estos edificios en momentos tan complicados y extraordinarios como los que impone la pandemia”.

Arim también señaló otras formas de colaboración que se promueven desde el año pasado, recordando la coordinación de los  procesos de evaluación de alumnos de sexto año de Educación Media, que permitió tener un período de examinación adicional en marzo.

3.jpg

En este sentido, este año las clases en la UDELAR comenzarán en el mes de abril, con el objetivo de “permitirle a los estudiantes culminar en mejores condiciones la Secundaria. También estamos desarrollando cursos propedéuticos en distintas disciplinas, asumiendo que los estudiantes de Secundaria no llegan en iguales condiciones que en años anteriores, y esta apertura de cursos 2021 abre otro tipo de colaboración que en este caso es edilicia”.

Por último, recordó que durante el primer semestre de este año, esta casa de estudios dictará sus cursos de manera virtual, casi de forma total –a excepción de algunos seminarios, talleres y prácticas de laboratorio– lo que permite a la UDELAR disponer la utilización por parte de ANEP de los espacios físicos ociosos, garantizando “el uso eficiente de los recursos públicos”.