Usted está aquí

La educación nos convoca a todos

Publicado: 
23/05/2022

 

 

Un estudiante que ingresa al sistema educativo este año, culminaría el bachillerato en 2035. ¿Cómo nos imaginamos su futuro? ¿Qué país nos gustaría construir para ese entonces? ¿Cuál será nuestro legado? Te invitamos a reflexionar sobre estas cuestiones y a participar de la Transformación Educativa.

La Transformación Educativa ubica en el centro del proceso educativo al estudiante y su aprendizaje, respondiendo a las preguntas de qué se debe enseñar, el para qué, y el cómo. Esto implica cambios en las prácticas de enseñanza y evaluación, ya que se apunta a un currículo pertinente, más cercano a la realidad de los estudiantes y en congruencia con las exigencias de una sociedad del conocimiento.

Entre los principales lineamientos de la transformación, se destacan una formación inicial docente de nivel universitario, mejoras en la carrera docente, y ampliación de las oportunidades de profesionalización permanente a través de diferentes instancias de desarrollo profesional.

Este proceso también apuesta a una transformación en la gestión y a lograr mayores niveles de autonomía de los centros educativos, a partir de la implementación de nuevas herramientas de gestión.

Por otra parte, los centros María Espínola para Educación Media, los planes focalizados Luisa Luisi, la revisión de la educación en la ruralidad, la extensión del tiempo pedagógico en diferentes modalidades educativas y el fortalecimiento de la educación inicial, constituyen otras de las iniciativas en marcha para abordar esta problemática.

Asimismo, esta transformación parte del convencimiento de que la conducción y supervisión de los procesos educativos requiere de nuevos perfiles, más orientados al acompañamiento y a la devolución con fines de mejora, generando comunidades de aprendizaje.

La Transformación también tiene como objetivo la puesta en marcha de un diseño institucional, que consolide una organización dinámica y profesional, con sistemas de información, comunicación y rendición de cuentas congruentes y procesos de mejora continua y gestión del cambio. Este diseño debe promover un uso de los recursos financieros orientados a la provisión de servicios más eficientes y de óptimas condiciones de infraestructura.