Usted está aquí

De consumidores a creadores de tecnología

Publicado: 
04/11/2020

201104_01.jpg

La Semana de la Robótica y la Programación en la Educación y el 6º Día Mundial del TortugArte, permitió que estudiantes, docentes y especialistas intercambien experiencias y conocimientos en talleres y conferencias. La enseñanza de estas habilidades favorece el aprendizaje y la solución de problemas de la vida cotidiana.

Durante el acto de apertura del evento, el consejero Óscar Pedrozo afirmó que los proyectos exhibidos por varios centros educativos constituyen una “muestra de lo que en la educación pública se desarrolla. Se apuesta a trabajar educativamente en el uso de las tecnologías, y desde ese lugar pudimos apreciar un trabajo intenso de los centros educativos que comprende la ANEP. Desde ese lugar es desde donde invitamos a participar, pensando siempre en un uso educativo en el que los estudiantes aprenden y disfrutan de ese aprendizaje, generando cambios en su comunidad”.

José Miguel García, asistente en Educación del Departamento de Tecnología Educativa del CODICEN-ANEP, destacó la importancia de esta actividad y la enseñanza de la robótica en los centros educativos. También recordó que en el 2019 este encuentro convocó a más de 1.800 personas en todo el país con 14 actividades.

“Es muy importante para la vida de los estudiantes que sepan pensar, detectar, analizar y resolver un problema. Esos aprendizajes son mucho más fuertes que el mero hecho de convertirse en programadores en el futuro. Por eso defendemos el trabajo en robótica desde la Escuela Primaria”, enfatizó.

De acuerdo a García, promover el trabajo con robótica y programación es fundamental para desarrollar una educación plena, “porque entendemos que nuestros estudiantes tienen que transformarse de consumidores a creadores de tecnología. Eso es lo que queremos evidenciar. Nos llena de satisfacción ver todo lo que hacen los estudiantes”.

Alexandra Suárez, coordinadora de Informática del Consejo de Educación Secundaria, destacó que “la robótica y la programación nos permiten ir al mundo y vivir ahí cómo el mundo es y cómo funciona, y trabajar con las cosas que nos rodean. Integrar los conocimientos de las distintas disciplinas de forma natural, y esa es la esencialidad de este tipo de actividades”.

Por su parte Mauro Ríos, director de la Dirección Sectorial de Información para la Gestión y la Comunicación del CODICEN-ANEP, resaltó el ingenio de los niños y niñas que participan de la Semana con sus proyectos. “La robótica es algo que si bien existe hace mucho tiempo, en nuestro país no hemos tenido grandes avances en materia del desarrollo de nuestros robots. Esta nueva generación cultiva desde una edad temprana la robótica. Les agradezco por la inventiva y el ingenio, y a los docentes por impulsarlos a aprender de la robótica”.

Miguel Zapata, doctor en Ingeniería Computacional que visitó la Semana hace dos años, envió un mensaje en el que afirmó que el pensamiento computacional es útil para resolver problemas de la vida cotidiana, profesional y científica.

“Se ha visto que es importante un tipo de formación que oriente a los alumnos en este sentido. Ahora hace falta leer, escribir, adquirir nociones de aritmética-matemática, y acompañar con este tipo de habilidades. Una forma de adquirirlas es a través de la robótica, que constituye una forma muy eficiente de aprender no solo a programar, sino también a resolver problemas utilizando y desarrollando esas habilidades. En la robótica lo importante no es hacer cacharros, sino programarlos para que funcionen y cuanto más complejo sea hacerlo, seguramente más satisfacción nos reportará”, indicó.

DSC_5058.JPG

Soluciones a problemas

Durante el encuentro algunos centros educativos expusieron su trabajo en robótica y programación en el edificio de la ANEP.

Alumnos de la Escuela N° 53 “Gran Bretaña” presentaron tres proyectos distintos: un cuenta pasos, un muñeco que baila “porque en pandemia tenemos que divertirnos y aprender bastante”, y un proyecto sensorial para medir la temperatura y la luminosidad. En todos los casos los escolares exhibieron el proceso de programación y explicaron que la pandemia fue una inspiración para crear nuevas oportunidades.

Jóvenes del Liceo N° 17 crearon y programaron un cuestionario sobre el coronavirus y un juego.

Alumnos del Centro Educativo Comunitario Casavalle desarrollaron un futbolito robótico con el que participan también en las Olimpíadas del Plan Ceibal, donde ya pasaron a la segunda etapa. El juego se maneja con controles y les ha permitido explorar distintas funcionalidades de la programación.

Escolares de la Escuela N° 36 crearon un sistema de riego automático con microbit. Un sorbete toma agua de un lado y la tira para el otro. De acuerdo a García, “ideas muy simples despiertan la iniciativa e inventiva de los chiquilines”.

También presentaron sus proyectos por videoconferencia estudiantes del Liceo de Fray Marcos (Florida), Liceo N° 6 de Rivera, Liceo de San Ramón (Canelones), Liceo de Belén (Salto) y de Bella Unión (Artigas).

DSC_5236.JPG

La Semana

Las actividades se estructuraron en agendas locales y virtuales cumpliendo los protocolos sanitarios vigentes. Todas las instancias se transmitieron en vivo a través del canal de Youtube de la ANEP. El encuentro está disponible en el Portal Uruguay Educa.

En este marco se celebró el Día de TortugArte, que es una actividad mundial de eventos diseñados para motivar a la comunidad de usuarios a conocerse, compartir y aprender.

 

Acto de apertura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

coronavirus banner ch.jpg

Agenda