Usted está aquí

Centros educativos de todo el país apuestan al aprendizaje solidario

Publicado: 
26/11/2020

DSC_5607-2.JPG

La Administración Nacional de Educación Pública, la Dirección de Educación del MEC y CLAYSS sede Uruguay (con el apoyo de la Oficina de OEI en Uruguay y la organización El Chajá) realizaron la premiación de la 8va. Edición del Concurso Educación Solidaria 2020, que reunió a proyectos educativos de todo el país del ámbito formal y no formal.

Este año el concurso recibió 74 postulaciones de todo el país; estas incluyen proyectos relacionados al cuidado medioambiental, inclusión, iniciativas para minimizar el aislamiento producido por la emergencia sanitaria, proyectos sostenibles y que buscan soluciones a problemáticas sociales, y sobre todo solidarios.

El acto se transmitió de manera virtual y permitió que los protagonistas de las iniciativas participaran desde sus localidades.

Este concurso invita a presentar experiencias educativas solidarias protagonizadas por los estudiantes, desarrolladas en instituciones educativas, que produzcan aprendizajes significativos y que brinden un servicio a la comunidad atendiendo sus necesidades reales.

La consejera del Consejo Directivo Central de la ANEP, Dora Graziano, indicó que no considera al concurso una competencia sino “una vivencia de la solidaridad que va más allá de la obtención de un premio. Todos los que participaron son ganadores. La solidaridad es un sentimiento, un estado de ánimo, pero también es uno de los grandes valores humanos porque significa apoyo mutuo entre las personas para alcanzar un objetivo. Entre los niños y jóvenes esto tiene una importancia fundamental porque contribuye a formar mejores seres humanos”.

La consejera afirmó que el Plan de Desarrollo Educativo de la ANEP 2020-2024 establece dentro de sus lineamientos estratégicos “promover comunidades educativas integradas, y en el marco de las políticas transversales se apunta a la educación, trabajo, vinculación con la sociedad y a desarrollar valores básicos de convivencia, tolerancia y respeto. Enfatizar la solidaridad es ayudar al otro respetando su individualidad. Se trata de un trabajo de complementariedad para que todos y cada uno puedan alcanzar sus objetivos”.

DSC_5610-2.JPG

Conexión con la comunidad

Por su parte, el director de Educación del MEC, Gonzalo Baroni, destacó que “este concurso atravesó a toda la educación del país yendo de la educación formal a la no formal. Pasó por el INR, por el INISA y por distintos ámbitos que uno podría pensar que deberían estar más integrados, pero no necesariamente lo están”.

Valoró que esta iniciativa propició el intercambio y el desarrollo en distintas líneas “porque la articulación en la educación no es algo tan sencillo. Por ello la venimos trabajando y mejorando día a día, así que el hecho de que este tipo de espacios existan posibilitando el intercambio, me parece absolutamente enriquecedor”.

También hizo hincapié en que los proyectos estuvieron presentes en todo el país. “Tener una educación descentralizada y con presencia en todo el país es sumamente destacable”.

Con respecto a la metodología del aprendizaje solidario señaló que “estas líneas de trabajo tienen un perfil muy comunitario, y es ampliamente debatido que la educación que realmente llega es la que trabaja en conexión con la comunidad y que busca resolver los problemas de la sociedad”.

La coordinadora de Promoción del Aprendizaje y Servicio Solidario de CLAYSS Sede Uruguay, Alejandra Cativiela, destacó que la entrega de premios “viene a coronar un proceso de trabajo sostenido por instituciones y organizaciones de la educación formal y no formal de Uruguay. Este concurso pretende reconocer a las mejores prácticas que muestran un mayor impacto en los aprendizajes del servicio a la comunidad, y premiarlas y acompañarlas para que sigan profundizando y haciendo crecer sus proyectos”.

Cativiela informó que este año el nivel universitario manifestó por primera vez su interés en participar de estas iniciativas, lo que será contemplado en las próximas convocatorias.

“Celebramos la participación de organizaciones sociales, escuelas rurales, jardines de infantes, escuelas, liceos, instituciones de formación docente, INISA, UTU, CECAP e INR. Esto pone de manifiesto cómo el aprendizaje en servicio se instala en las prácticas educativas, se fortalece e institucionaliza, pero también cómo trasciende las fronteras institucionales”, concluyó.

Martín Nuin, coordinador de El Chajá, se alegró de haber podido colaborar nuevamente en el octavo concurso “como lo hemos hecho desde su primera edición, y a partir de allí trabajando sin tregua con escuelas, con docentes, familiares, con poblaciones civiles”.

“Pudimos acceder al trabajo de los docentes y educandos, y transmitir la búsqueda de una forma educativa muy particular. Sé que los proyectos de este año son excelentes. Agradezco a los docentes porque sin ellos hubiese sido imposible continuar nuestro trabajo”, destacó.

DSC_5623-2.JPG

Molinos virtuales

También participaron en forma presencial integrantes del Liceo N° 47 y N° 67 de La Teja y Piedras Blancas (Montevideo) respectivamente, y del Liceo N° 1 del Sauce (Canelones), quienes obtuvieron uno de los premios al desarrollo de experiencia de aprendizaje y servicio solidario por su proyecto “Molinos virtuales”.

Silvia Bocchi, profesora del Liceo N° 47, observó que “ya se volvió una costumbre estar aquí, porque una vez que uno se acostumbra a incluir la solidaridad de forma constante y sostenida en el curriculum es imposible dejar de hacerlo”.

Con respecto al nombre del proyecto indicó que en algún momento “nos sentimos como Quijote luchando con este gigante de la pandemia, y nos imaginamos que había que reformularlo, entonces no eran simples molinos los que nos atacaban sino virtuales”.

El proyecto contempló la realización de relatos creados por liceales en un formato de novela de suspenso radial, “que nos ayudó a armar el escritor Marcos Vázquez. Trabajamos conceptos adquiridos en narrativa y aquellos adquiridos en la investigación del barrio”.

Ana Karen, una de las liceales que participó del proyecto, reflexionó acerca de lo que le aportó participar: “sacamos muchas cosas muy lindas como el compañerismo, trabajar con otros a pesar de la distancia, escuchar lo que los otros tienen para decir, y reflexionar y pensar acerca del origen de los barrios; aprendimos cómo se trabaja en otros liceos con compromiso”.

Nahuel expresó que “el 2020 ha sido particular pero no nos impidió hacer cosas. Mi experiencia fue que antes de participar en la radio yo presentaba mucha vergüenza a la hora de socializar y en clase de hablar. Fui dejándola de lado haciendo que mi rendimiento suba, y en el ámbito social me permitió relacionarme más con la gente”.

Valeria, profesora de Literatura, destacó el trabajo en red entre las tres instituciones y celebró que “logramos mantener el vínculo y conocernos. El proyecto comenzó a rodar la última semana de marzo y funcionó durante todo octubre”.

Ver el evento completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

coronavirus banner ch.jpg