Usted está aquí

Parlamento promovió diálogo nacional sobre sistemas alimentarios

Publicado: 
24/06/2021

210624_03.jpg

El Parlamento promovió un encuentro en el que se apostó a la reflexión bajo el lema “Hacia sistemas alimentarios más saludables, sostenibles e inclusivos”. A través de un debate inclusivo con actores relevantes del gobierno, legisladores, sociedad civil, academia y sector privado se analizaron visiones a largo plazo para lograr sistemas alimentarios más sostenibles.

El diálogo nacional está enmarcado en el proceso preparatorio de la Cumbre Mundial sobre los Sistemas Alimentarios, que se realizará en setiembre de este año durante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se trata de una iniciativa de las Naciones Unidas en apoyo a la Década de Acción para Impulsar la Agenda 2030 para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La convocatoria global pretende sensibilizar a la opinión pública mundial y entablar compromisos y medidas que transformen los sistemas alimentarios no sólo para erradicar el hambre, sino también para reducir la incidencia de las enfermedades relacionadas con una alimentación deficiente, y para optimizar el uso de los recursos ambientales.

210624_01.jpg

Alimentación en el ámbito educativo

En representación del Consejo Directivo Central de la ANEP, Gloria Canclini, directora de Derechos Humanos, brindó una exposición titulada “Adoptar patrones alimentarios saludables y sostenibles” en el marco del panel “Conocimientos, educación e información en materia de nutrición centrados en las personas”.

Canclini indicó que la ANEP tiene una cifra cercana a los 700.000 alumnos, casi 2.800 centros educativos, 52.200 docentes, aproximadamente 13.400 funcionarios de gestión, y atiende más de 2.355 servicios de alimentación en todo el país. “Estos datos permiten calibrar el impacto que puede lograrse con la educación para alcanzar los objetivos que nos convocan”.

“La educación prepara para entender los procesos, interpretar los mensajes, promover una comprensión crítica y contextualizada, para protegerse de la publicidad engañosa, saber cómo acceder y seleccionar la información, y entender el alcance y limitaciones de la conducta humana. Son todas oportunidades para promover conductas responsables, cambios en los hábitos alimentarios, internalizar el componente ético en la conducta de consumo, y estimular estilos de vida más sostenibles”, reflexionó.

Para Canclini, la obesidad, el sobrepeso y el retraso en la talla son objeto de preocupación para la educación, porque si bien son problemas de salud pública “impactan en el desarrollo social y económico del país y también en otras dimensiones relacionadas con el ambiente, los alimentos y los comportamientos socioculturales”.

En este sentido, hizo énfasis en que para abordar esta problemática es necesario apelar a una combinación de estrategias educativas basadas en datos objetivos y centradas en los comportamientos, que incluyan la participación activa de los alumnos, los equipos docentes y de gestión de los centros educativos, y de la comunidad en general.

Más información acerca de los sistemas alimentarios.