Usted está aquí

Herramientas para educadores en contextos de privación de libertad

Publicado: 
30/06/2021

210630_01.jpg

La Dirección de Derechos Humanos del Consejo Directivo Central de la ANEP inauguró una formación dirigida a educadores que se desempeñan en contextos de privación de libertad. Esta iniciativa tiene como objetivo nuclear a docentes que cumplen esta función en todo el país, y dotarlos de herramientas que propendan a mejorar su tarea pedagógica.

Durante la apertura del curso –que se dicta a través de la plataforma CREA– el consejero del Consejo Directivo Central (CODICEN), Juan Gabito, reconoció y agradeció la labor de los profesores en contextos de privación de libertad. “Ustedes conjugan el conocimiento con el contacto con la realidad, que es insustituible”.

Asimismo, Gabito instó a prestar una mayor atención en “el tránsito hacia la libertad y esa intermitencia en el regreso. Tenemos que apelar a la protección de las trayectorias”. También hizo un llamamiento a repensar el modelo y adaptarlo a la realidad que vivimos en la actualidad.

Por su parte, la directora de Planificación Educativa del CODICEN, Adriana Aristimuño, destacó la actividad de los educadores en los contextos de encierro y se dirigió a ellos: “lo que están enfocando y haciendo desde sus trayectorias educativas es fundamental, y apunta a dar una nueva oportunidad a personas que han sentido que han perdido todas las oportunidades. La educación es la actividad humana que facilita y habilita todas las demás oportunidades. Es importantísimo promover estas actividades en contextos de encierro”.

210630_02.jpg

Responsabilidad educativa

La directora de Derechos Humanos del Consejo Directivo Central de la ANEP, Gloria Canclini, enfatizó la importancia y la responsabilidad de esta iniciativa en lo que refiere al acceso de todas las personas a una educación de calidad.

Canclini recordó las primeras escuelas en las que le tocó trabajar como maestra. “En los primeros meses creía que me había equivocado de profesión porque iba con mucho empuje y me encontré con una realidad muy dura. Los docentes tenemos una gran responsabilidad, porque todo lo que hacemos tiene un impacto decisivo en la vida de nuestros alumnos. Un gesto o una palabra puede marcar la vida de quienes tenemos la responsabilidad de acompañar en el proceso educativo. Lo primero que debemos lograr es desarrollar el vínculo afectivo, esa conexión para comprender desde el lugar donde están cómo ayudarlos a construir un camino propio”.

También reflexionó acerca de que quienes se encuentran en un sistema de privación de libertad “tienen detrás una historia que los condujo hasta ese lugar, pero el ser humano tiene la capacidad de reconstruirse y de reinventarse, por ello nosotros estamos acompañando. Un ser humano quiere sentirse amado y reconocido”.

Educar en la esperanza

La directora general de Educación Secundaria (DGES), Jenifer Cherro, realizó un repaso a lo que fue la educación en el 2020 y lo que ha transcurrido del 2021 definiéndolos como “años inéditos para el país y el mundo con una educación que se vio desafiada, y la adaptación a una nueva realidad cuando el uso de las plataformas virtuales fue imprescindible para sostener el vínculo entre el docente y el alumno. Los docentes asumimos muchos esfuerzos y compromisos”.

Cherro señaló que la educación en contextos de encierro permite a las personas privadas de libertad “recuperar su derecho a educarse, y les brinda la posibilidad de construir un proyecto de vida habilitante. Es preciso revalorizar a las personas como sujetos de derecho reduciendo su vulnerabilidad. Para los internos la reinserción social es un tema difícil, pero nuestro objetivo debe ser promover cambios. Su único destino no puede ser el pasado, tiene que haber un destino superador”.

“Educar en la esperanza es lo que me gustaría promover”, puntualizó.

La directora sectorial de Integración Educativa, Ana Verocai, opinó que es necesario “ir cambiando ese paradigma de una educación en contextos de encierro, para pasar a un paradigma en el que se acompañen las trayectorias de todos independientemente de donde estén. Tenemos la obligación de hacer efectivo el derecho a la educación. Felicito a todos los docentes que trabajan para que las personas privadas de libertad puedan aprender en situaciones de adversidad”.

Por su parte, Alicia Musso, integrante del equipo técnico de la Dirección de Derechos Humanos, destacó que esta propuesta formativa surgió a partir de la cooperación entre distintas entidades de la ANEP y Plan Ceibal, y agradeció el impulso de Sandra Gardella, coordinadora del Programa de Educación en Contextos de Encierro de la DGES, y de Verónica Salomone del Departamento Integral del Estudiante.