Tránsito Educativo un proyecto en marcha

Resumen:

El presente Plan tiene por objeto abordar los riesgos específicos de desvinculación de los adolescentes del sistema educativo formal en su pasaje de la Educación Primaria a la Educación Media Básica, riesgos que se agudizan en condiciones de vulnerabilidad social.
El proceso de diseño del Plan fue liderado por representantes de la ANEP (CODICEN, CEIP, CES, CETP-UTU) y contó con la activa participación de representantes de MSP, ASSE, MEC, INAU y MIDES. En una primera instancia se trabajó en dos ámbitos, uno intrasectorial en el marco de la ANEP y otro, intersectorial, a instancias del Comité de Coordinación Estratégica (Consejo Nacional de Políticas Sociales) en consonancia con los lineamientos del Plan de Acción de la ENIA.  Durante el año 2011, se integró el trabajo de ambos ámbitos.

 

En el diseño del Plan se tomaron en cuenta, los antecedentes institucionales de carácter del CEIP, CES, CETP-UTU y CODICEN, dirigidos a revincular, sostener y mejorar los aprendizajes de los adolescentes dentro del sistema educativo formal, así como también experiencias que han abordado el tránsito entre ciclos, diseñadas e implementadas a nivel territorial por integrantes de esas mismas instituciones, junto a otras de la salud y del campo social.
La implementación del presente Plan, en cada territorio seleccionado, se encuadrará en la perspectiva de los Espacios de Cooperación Educativa que impulsa el CODICEN, con el fin de optimizar las articulaciones territoriales en materia de política educativa, contribuyendo a crearlos y/o consolidarlos.

Desde el punto de vista programático, la propuesta estructurará sus acciones en tres momentos o fases, coincidentes con los momentos claves en el pasaje de primaria a educación media básica y el sostenimiento posterior: el segundo semestre de 6º de escuela, el verano y el primer semestre de EMB.

Para cada fase se proponen acciones específicas que serán implementadas por un equipo básico y permanente, integrado por cuatro docentes: dos maestros comunitarios aportados por el CEIP y dos docentes articuladores o comunitarios de EMB, uno aportado por el CES y el otro por el CETP-UTU. Adicionalmente para cada etapa,  se prevé la participación de otros actores de la educación y como también de otras sectoriales.

En una primera instancia se implementará la propuesta en 25 áreas o localidades del país (al menos una por departamento). En cada localidad, se prevé la participación de al menos 5 escuelas y 2 centros de EMB (un liceo y una escuela técnica). La selección de las zonas se realizó en base al Índice de Riesgo Socioeducativo elaborado por la Dirección de Investigación, Evaluación y Estadística de la ANEP y los antecedentes institucionales de trabajo en el tema con base territorial.

Durante la primera fase se trabajará con todos los alumnos de los sextos años, de las 5 escuelas, sobre sus inquietudes en relación a la EMB y sus proyectos de futuro; a la par se identificarán los alumnos con mayor riesgo de desvinculación. La selección de los alumnos la realizarán los maestros de 6 año con los MC y los integrantes del equipo responsable por cada área o localidad.

En la segunda fase (verano), de carácter focal, se conformará un grupo con adolescentes provenientes de las cinco escuelas, identificados con riesgo de desvinculación. En esta fase las acciones se desarrollarán en una de las instituciones de EMB, o en una escuela, que oficiará como centro de referencia.  Acciones de refuerzo didáctico y socio-recreativas caracterizarán esta etapa.

La tercera fase, procura la inserción sostenida de los adolescentes en los centros de EMB. La población objetivo de esta fase serán en primer lugar los adolescentes que participaron de la fase de verano y en segunda instancia todos los alumnos de los 6os años que participaron en la primera fase.

El trabajo de los 25 equipos de referencia, para cada una de las localidades, será apoyado y monitoreado desde una Unidad de Gestión Central integrada por representantes de cada una de las instituciones participantes (CODICEN, CES, CETP-UTU y MIDES) y será liderada por el CODICEN.

El monitoreo y la evaluación de este Programa será realizado por el Área de de Seguimiento y Evaluación de Infamilia y la Dirección de Investigación, Evaluación y Estadística de la ANEP.

Desde el punto de vista político-técnico, la Unidad de Gestión refiere a la Comisión liderada por el CODICEN de la ANEP y contará con el apoyo intersectorial desde la Comisión Técnica creada a instancias del CCE.
Con respecto al financiamiento del Plan, el mismo será cofinanciado por la ANEP e Infamilia del MIDES. En la etapa inicial, el MIDES transferirá fondos a la ANEP para cubrir aquellas actividades que en la actualidad no pueden ser cubiertas por la ANEP. Progresivamente, y con cargo a su presupuesto, la ANEP asumirá los costos de funcionamiento.