Evaluaciones Formativas

Con estas pruebas no se pretende constatar qué saben de Matemática, Ciencias o Lectura, a nivel nacional, ni categorizar grupos, instituciones educativas y/o docentes en función de los resultados obtenidos. Tampoco tienen como objetivo decidir las notas o la promoción de alumnos. Esta evaluación intenta aportar a los docentes información para mejorar la enseñanza y los aprendizajes, promoviendo instancias de discusión y reflexión entre docentes, directores e inspectores.

La forma más productiva de considerar los datos que surgen de la aplicación de estas pruebas es focalizar el análisis en qué respuestas eligen los alumnos, tanto las correctas como las incorrectas, para poder, durante el año lectivo, trabajar sobre los errores persistentes de los alumnos. Esto favorece, además, procesos colectivos de análisis de los resultados, en los que participan los alumnos, con la orientación de los docentes, generando nuevas instancias de aprendizajes.

También se debe tener en cuenta que en el momento del año en que las pruebas se proponen, posiblemente los contenidos evaluados pueden no haber sido abordados con la profundidad necesaria en todas las aulas del país. Se opta por proponer estas pruebas a mitad de año por su carácter formativo, que posibilita al docente continuar trabajando a partir de los resultados, en el segundo semestre del año. En virtud de ello, no debe llamar la atención que algunas actividades tengan bajos porcentajes de respuestas correctas. El foco, en esos casos, debería ponerse en el análisis de los errores que la prueba detecta.

Evaluaciones creadas por el docente

Las actividades que conformaron el grupo de pruebas liberadas, están disponibles para que cada docente pueda crear una prueba conforme a las necesidades de su grupo. Esto puede hacerlo desde el botón CREE SU PROPIA PRUEBA, por más información vea los instructivos aquí.

ir arriba