Es una iniciativa que apela a los diversos actores de la comunidad educativa para trabajar solidariamente en la formación de niños, jóvenes y adultos como lectores. Solidaridad entendida como un compromiso interno y un deseo de participación voluntarios surgidos como consecuencia de sentirse parte de una causa común a la que se adhiere. Este proyecto, en su etapa piloto, se lleva adelante con cerca de 300 escuelas de todo el país que han sido seleccionadas por la Inspección Técnica del CEIP. ProLEE invita a todas aquellas escuelas que cuentan con un mínimo acervo bibliográfico, a replicar esta experiencia en sus aulas. Con este propósito, se pone a disposición de todos las guías que desarrollan el proyecto Biblioteca Solidaria.