La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) lanzará oficialmente el proyecto piloto de Biblioteca Solidaria para la promoción de la lectura, que inicialmente se ejecutará en trescientas escuelas, con la activa participación de actores educativos, familias y miembros de la comunidad.

 

La actividad, que se cumplirá este viernes 28, a partir de las 9:30 horas, en la Sala “Carlos Vaz Ferreira” de la Biblioteca Nacional, será encabezada por el Presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP, Profesor Wilson Netto, y otras altas autoridades de la educación y los integrantes del equipo del Programa Pro-Lee (Programa de Lectura y Escritura en Español).

La iniciativa, que propende a difundir y promover la lectura como práctica cotidiana socialmente internalizada y enriquecedora, se aplicará, en una primera fase, en los 300 centros del Consejo de Educación Inicial y Primaria CEIP) en las cuales funcionan las denominadas bibliotecas mínimas.

EXPERIENCIA PARTICIPATIVA

En ese contexto, explicitó que la idea es crear un capital cultural compartido, “a través de la creación de las condiciones materiales en las escuelas para que los niños puedan acceder a los libros”.

Al respecto, María Guidali recordó que la biblioteca mínima fue adquirida por la ANEP y posteriormente instalada en trescientos centros escolares de todo el país.

Concomitantemente, el equipo de Pro-Lee trabajó en la elaboración de materiales de formato y contenido didáctico, con el propósito de garantizar la movilidad y circulación de los libros en las escuelas.

En ese contexto, fueron elaboradas cuatro guías de trabajo, la primera de las cuales orienta a cada colectivo docente en torno a cómo elaborar su propio plan lector, contemplando particularmente la historia del centro y las experiencias particulares de las comunidades educativas en la materia.

La segunda guía promueve el trabajo participativo tendiente a compartir ejemplos de propuestas, que apunten a dinamizar la lectura de los títulos disponibles.

En tanto, la tercera guía recomienda que cada escuela construya un equipo comunitario de lectura, que estarán integrados por vecinos, ex alumnos y todos los miembros de la comunidad que colaboran habitualmente con la escuela pública. “Este equipo comunitario tendría el compromiso de concurrir una vez por semana a la escuela a leer, con total confianza y autonomía para trabajar”, explicó Guidali.

Finalmente, la cuarta iniciativa propone a los niños que, a través de sus XO del Plan Ceibal, recomienden a sus pares las lecturas a las cuales han tenido acceso, en una dinámica de efecto multiplicador que apunta a potenciar la lectura en la sociedad.

La coordinadora académica del Pro-Lee consideró que “la idea es que esta biblioteca solidaria sume las voluntades y compromisos de la gente, en apoyo al trabajo de las instituciones educativas”.

María Guidali reveló que el proyecto es coordinado por la ANEP, a través naturalmente del Pro-Lee, con el CEIP y el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), que próximamente impartirá un curso virtual de seis semanas de duración, acerca de estrategias de fomento de la lectura a un maestro de cada una de las trescientas escuelas involucradas en el proyecto.

De ese modo, habrá una docente referente en cada centro seleccionado, que estará formado desde la perspectiva de la lectura comunitaria y social.

RÉPLICA EN EDUCACIÓN MEDIA

Guidali agregó que el Pro-Lee inició un proceso de evaluación en conjunción con el Departamento de Investigación y Estadística Educativa. En ese marco, las escuelas participantes ya completaron un cuestionario, que da cuenta de las condiciones materiales de cada centro, las prácticas de lectura y escritura y las expectativas respecto a la novedosa iniciativa.

En ese contexto, a mediados de año, el equipo del Pro-Lee desarrollará un trabajo de campo, tendiente a apreciar la marcha del proyecto y a compartir impresiones y experiencias con los docentes en los propios centros educativos.

La educadora afirmó que el propósito es realizar una evaluación positiva de esta primera fase y proponer al CODICEN que extienda la iniciativa a las 2.300 escuelas de Educación Inicial y Primaria de todo el país.

Finalmente, María Guidali informó que, el año pasado, se comenzó a trabajar en un proyecto de biblioteca mínima para Educación Media, “con el desafío de recontextualizar la biblioteca solidaria también en ese nivel. El desafío es trabajar con los coordinadores de las bibliotecas de Secundaria y UTU, a los efectos de reelaborar estrategias que permitan atender las particularidades de los estudiantes”.

SECRETARÍA DE RELACIONES PUBLICAS- CODICEN
Síganos en: https://twitter.com/ANEP_Uruguay