Los diferentes vínculos entre textos forman parte del macro concepto transtextualidad. Por transtextualidad entendemos todo lo que relaciona un texto con otro, de forma explícita o implícita.

La transtextualidad es una macrocategoría que se divide en arquitextualidad, hipertextualidad, intertextualidad, metatextualidad, paratextualidad. Estos conceptos no son excluyentes; por el contrario, pueden coexistir. Por ejemplo, cuando en un comentario se cita el texto que está siendo comentado, confluyen la metatextualidad y la intertextualidad.

Arquitextualidad

Es la relación que existe entre un texto y todas las categorías generales a las que pertenece, por ejemplo: tipo de discurso, género literario, etc. Estas categorías son discutibles y pueden venir adelantadas por algún elemento paratextual, como expresiones del tipo ensayo, poemas, etc.

Hipertextualidad

Es la relación de un texto con otro anterior del cual deriva por transformación o imitación. La parodia es un ejemplo típico.

Intertextualidad

Es una relación de co-presencia entre dos o más textos, es decir, se reconoce la existencia de un texto B en lo dicho en un texto A. Una de las formas más típicas de esta existencia es la cita —además de ser la forma más explícita—, pero también está la alusión.

Metatextualidad

Consiste en la relación de comentario de un texto B sobre el texto A que se comenta, como en la recensión. El ejemplo más acabado de metatextualidad es la crítica textual.

Paratextualidad

Es la relación que el texto en sí mantiene con sus paratextos: títulos, subtítulos, prólogos, epílogos, índice, referencias, notas al pie, epígrafes, tapa, contratapa, lomo, imágenes, pie de foto, etc. 

Léase también:

Glosario - Lectura 3° y 4° grados
Glosario - Escritura 3° y 4° grados
Glosario - Lectura 5.° y 6.° grados