La analogía es un recurso de uso frecuente en los textos que explican. Tal como la definición y la ejemplificación, la analogía es un tipo de reformulación que establece un paralelismo entre dos estructuras cuya fórmula general es: «A es a B como C es a D» (Zamudio y Atorresi, 2000:100).

Esta estructura explicativa relaciona una situación más compleja y abstracta, perteneciente generalmente al ámbito del conocimiento científico, con una más fácil y concreta perteneciente, en general, a la vida cotidiana de quién escucha la explicación.

Es decir que se relaciona un conocimiento desconocido con un saber conocido y cercano. En la analogía se establece una comparación entre dos fenómenos. Hay una relación de equivalencia entre dos temas que pertenecen a diferentes ámbitos o registros.

El tema y su análogo suelen estar entramados en el discurso pero el análogo no sirve más que para aclarar el tema, por lo tanto si se lo suprime, la información sería la misma o casi la misma.

Ejemplo de analogía

Una analogía frutal

A fin de entender mejor estas ideas cruciales, vamos a poner la diversidad de frutas en el lugar de los átomos de Dalton para forjar una analogía.
Supongamos que cada tipo de átomo corresponde a una fruta diferente. Para que las frutas sean tal como Dalton imagina a sus átomos, todas las frutas de un mismo tipo deben ser exactamente idénticas: todas las cerezas deben tener las misma apariencia, tamaño y —lo que es más importante— el mismo peso; todos los melones deben pesar lo mismo, pero deben tener un peso diferente del de las cerezas. Vista desde una distancia lo suficientemente grande, una montaña de cerezas parecerá una masa homogénea y continua; tal es como se nos aparecen los objetos a simple vista, no podemos ver las frutas individuales.
Los compuestos químicos están representados por ensaladas de fruta muy particulares: contienen tipos de fruta específicos en cantidades precisamente determinadas. Un cierto tipo de ensalada contiene tres duraznos por cada sandía —la proporción debe ser respetada sin importar si usamos tres duraznos o tres docenas de duraznos […]—, otro tipo de ensalada puede contener una bergamota por cada níspero. Esta segunda ensalada difiere de la primera en la composición de sus elementos. Y otra puede tener dos duraznos por cada sandía. Esta ensalada también difiere de la primera, aunque contiene los mismos elementos: la diferencia está en la proporción en que los elementos se combinan para formarla.

GELLON, G. (2012). Había una vez el átomo o cómo los científicos imaginan lo invisible 

En el ejemplo anterior, si bien no aparece la partícula «como» para relacionar ambos conceptos de la analogía, el autor expresa: «pondré en lugar de», o sea, que pondrá las frutas en lugar del átomo para poder explicar su funcionamiento.

Desde el punto de vista discursivo, siguiendo la concepción clásica, podemos identificar una serie de elementos a los que denominaremos «tema» en relación con otros elementos a los que llamaremos «foro». En nuestro ejemplo el tema es el funcionamiento de los átomos y la composición atómica y el foro son las frutas y su combinación en ensaladas de frutas.

La analogía utilizada como ejemplo cumple con la propiedad que Perelman y Olbrechts-Tyteca (1958 en Zamudio y Atorresi, 2000: 100) señalan como fundamental para que cumpla la función discursiva para la cual es creada: «Para que la analogía cumpla su rol, que es aclarar el tema mediante el foro, es necesario que sus dominios no sean homogéneos como en una proporción matemática».

Estos dos discursos transcurren por mundos conceptuales diferentes y toda la información relacionada con el «foro» no tiene ningún valor informativo más que aquel que adquiere en relación con el fenómeno que se está intentando explicar.

Localicemos ahora en el ejemplo anterior los elementos que corresponden al «tema» y aquellos otros que corresponden al «foro»:

TEMA FORO
Los átomos Las frutas
Propiedades de los compuestos químicos Propiedades de las ensaladas de frutas
Proporcionalidad en la composición atómica Proporcionalidad entre las frutas

Mtr.a Lic. Claudia López

Léase también

Textos que explican
Glosario - Lectura 5.° y 6.° grados
Glosario - Escritura 5.° y 6.° grados