Variedades lingüísticas refiere a diferentes formas de hablar la misma lengua. Técnicamente, es un término general y neutro con el cual la sociolingüística se refiere a cualquier sistema de expresión lingüístico sin necesidad de especificar ninguna otra particularidad, ningún tipo de catalogación.

La utilización de un tipo de variedad lingüística u otra por parte de los hablantes está regulada por variables situacionales o de situación (tales como histórica, geográfica, social, funcional) lo cual dará lugar a distintas variedades regionales, sociales y funcionales.

Por ejemplo, el español que hablamos en el Río de la Plata presenta diferencias con el que se habla en el Caribe; una persona que no ha terminado el ciclo escolar no cuenta con los mismos recursos lingüísticos que alguien que sí lo ha finalizado; podemos percibir que el mismo sujeto no habla de la misma manera en una situación familiar que en una entrevista de trabajo.

Con este concepto de variedades lingüísticas —que engloba a otros como dialecto, sociolecto, cronolecto, registro, etc.— se evitan posibles connotaciones simbólicas derivadas de las actitudes de los grupos sociales frente a su propia lengua y/o a las ajenas.


Mag. Marianela Fernández Trinidad y Lic. Luciana Aznárez

Léase también

Glosario - Lectura 3.° y 4.° grados
Glosario – Lectura 5.° y 6.° grados