En un sentido restringido se llama poesía al conjunto de composiciones literarias escritas en verso, esto es, en las unidades gráfico-fónicas que denominamos versos.

En ese sentido, la poesía es una forma particular de estructuración del discurso, una estructuración rítmica, que aparece como opuesta a la prosa en la que predomina una organización de tipo lógico-sintáctica. No deben entenderse verso y prosa como opuestos absolutos ya que existen algunas manifestaciones intermedias que participan en distintos grados de los rasgos constitutivos de ambas formas de estructuración del discurso. Tal es el caso de la poesía de verso libre o de la prosa que presenta esquemas rítmicos. La disposición gráfica resulta la manifestación observable de la diferencia poesía-prosa. Dado que el verso es la unidad constitutiva de la poesía, el ritmo es su rasgo fundamental y será este el que determine tanto la segmentación del discurso como la selección del material verbal que hace al texto.

En su sentido amplio, el concepto de poesía se vincula a la manifestación de belleza mediante el lenguaje o a la cualidad de las cosas o de las obras que suscitan placer estético en quien las observa y que mueven a emoción.

Directamente ligado con el hecho estético, en la creación literaria, sea esta poesía u otra manifestación, la lengua poética se diferencia de la cotidiana por el carácter perceptible de su construcción (Angenot et al., 2002), esto quiere decir que el lenguaje pierde transparencia, deja de ser mero soporte de una información y se hace atendible no solo el significado sino también el significante.

En En la poesía se vuelve relevante no solo un contenido conceptual sino también una forma que se manifiesta en ritmo, en figuras, en estructura. Históricamente, la poesía ha aparecido como una de las formas literarias más ornadas o más susceptibles a la manifestación de un lenguaje figurado denso. La presencia y abundancia de figuras y de connotaciones es, precisamente, otra de sus peculiaridades.

Podemos señalar, además, que la palabra poesía suele emplearse para referir tanto al conjunto de obras (poesía barroca, poesía española, poesía lorquiana) como al texto unitario, apareciendo en este último caso como sinónimo de poema.

Es importante tener en cuenta que el concepto de poesía no equivale al de género literario: en cierta manera puede decirse que aquel es transversal a este dado que podemos hablar de poesía lírica, poesía épica y poesía dramática. Básicamente, y de acuerdo a la más tradicional descripción de géneros, la primera es la poesía en la que predomina la manifestación de sentimientos, de estados de ánimo o de vivencias teñidas de subjetividad. Mientras tanto, la poesía épica es definida como la composición en verso de carácter narrativo en la que se desarrollan acontecimientos acaecidos a una nación o a un pueblo. Finalmente, la poesía dramática es la que ha sido compuesta para la representación.

Como suele suceder en los estudios literarios, esta clasificación no puede considerarse absoluta en tanto difícilmente pueda dar cuenta de todo el complejo universo de los textos abarcados por el concepto de poesía. Basta mencionar, por ejemplo, que la poesía contemporánea ha agregado nuevos géneros entre los que se encuentran la poesía visual y la poesía sonora.

Es importante tener presente que hoy poesía y lírica son términos que se han superpuesto, por lo tanto, es frecuente encontrar la palabra poesía empleada como sinónimo de composición lírica o aun de género lírico. Debemos recordar que los textos escritos en verso, si bien pueden recibir el nombre de poesía, no necesariamente serán todos ellos líricos.


Prof.a Alejandra Galli 

Léase también

Glosario - Lectura 3.° y 4.° grados
Glosario - Oralidad 5.° y 6.° grados
Glosario - Lectura 5.° y 6.° grados