El cuento es un género que tiene una vertiente propia de la tradición oral y otra de la tradición literaria. Los relatos provenientes de la oralidad se denominan cuentos tradicionales. Los orígenes del cuento literario deben buscarse en la tradición del cuento popular (o tradicional), en los mitos y en las leyendas.

Se trata de una narración breve, en prosa, de hechos ficticios. Se organiza, preferentemente, alrededor de un episodio, es decir, de una situación única de conflicto. Este evento se presenta en su punto álgido, prescindiendo de una introducción detallada. La misma brevedad y condensación hace que las descripciones de personajes, de lugares o de épocas sean de poca extensión o, incluso, inexistentes. Los personajes tampoco son numerosos y aparecen caracterizados con pocos rasgos, y por las acciones y dichos que realizan.

El cuento tiende a producir una impresión impactante en el lector y el peso de la acción recae en el final. El desenlace no tiene por qué presentar una solución definitiva de la problemática evocada. Con frecuencia el cuento tiene un final abierto que deja al lector la labor de buscar una salida al nudo planteado.

El conflicto del relato puede parecer insignificante pero en realidad resulta revelador de problemáticas sociales, psicológicas o existenciales.

Lic. Ruth Kaufman