El tilde o acento gráfico es el signo diacrítico, escrito sobre un grafema vocálico, que se utiliza en español para señalizar en la escritura la sílaba tónica de una palabra.

El tilde en español tiene dos funciones básicas: la prosódica y la diacrítica.

La función prosódica señala que la sílaba acentuada gráficamente es la que tiene el acento prosódico de la palabra. Recordemos, sin embargo, que no todas las sílabas tónicas llevan tilde. Por ejemplo, la sílaba -mión en ca.mión (los puntos separan sílabas) es acentuada y lleva además tilde pero en ca.sa la sílaba acentuada ca- no tiene acento gráfico.

La función del tilde diacrítico no es indicar la sílaba tónica, si bien recae sobre su vocal, sino diferenciar pares de palabras gráficamente idénticas, pero de significado y pronunciación distintos. Generalmente se trata de palabras monosílabas (una tónica, la otra átona), que pertenecen a clases de palabras distintas. Por ejemplo, en el par /de la primera es una conjugación del verbo dar y la segunda es una preposición; la oposición entre /tu es pronombre personal/posesivo. También llevan tilde diacrítico algunas palabras polisílabas como los interrogativos y exclamativos: cómo, dónde, cuándo, cuánto, entre otros.

El tilde está regido por un sistema de reglas de acentuación gráfica y para su aplicación es necesaria la división previa de las palabras en sílabas. La lengua española tiene un acento bastante libre, dado que varía de posición dentro de la palabra y generalmente puede caer en cualquiera de sus tres últimas sílabas.

Las palabras se clasifican según la posición que ocupe el acento. La acentuación es aguda u oxítona si el acento recae en la última sílaba de la palabra (por ejemplo, can.CIÓN, ju.GAR); es grave, llana o paroxítona si recae en la penúltima sílaba (por ejemplo, ins.tru.MEN.tos, ÁL.bum), y es esdrújula o proparoxítona si lo hace en la antepenúltima (por ejemplo, a.CÚS.ti.ca). Las palabras sobreesdrújulas son aquellas que tienen el acento en la sílaba anterior a la antepenúltima, como los adverbios de modo terminados en –mente (por ejemplo, ar.mo.NIO.sa.men.te, FÁ.cil.men.te) y las formas verbales formadas por la adición pronombres personales enclíticos a una forma verbal (ta.ra.REÁN.do.te.la). En el español hay un importante predominio de las palabras con acentuación llana (alrededor del 80 % son graves).

Para tener información más detallada sobre el tema (reglas generales de acentuación, reglas de acentuación de palabras con diptongos, hiatos y triptongos, tilde diacrítico, acentuación de palabras y expresiones compuestas, acentuación de palabras extranjeras y de letras mayúsculas), podemos remitirnos al Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academica Española.

Mag. Marianela Fernández Trinidad y Mag. Macarena González Zunini

Léase también 

Glosario - Oralidad 3° y 4° grado
Glosario - Escritura 3° y 4° grados
Glosario - Lectura 5.° y 6.° grados
Glosario - Escritura 5.° y 6.° grados