En las lenguas del mundo los sonidos tienden a agruparse en unidades mayores que se denominan sílabas. Las sílabas son unidades superiores que pueden abarcar y afectar a más de un sonido del habla. Por ejemplo, una sílaba puede constar de un único sonido (a, o, ha, y) pero también puede estar compuesta por varios (pro, trans, bi).

En lenguas como el español, las sílabas son percibidas con claridad por los hablantes y pueden aislarse intuitivamente: los niños, por ejemplo, reconocen y cuentan las sílabas desde muy temprana edad.

Desde un punto de vista fonético, la sílaba constituye una unidad de tipo articulatorio, acústico, perceptivo y psicológico. Desde un punto de vista fonológico, la sílaba puede definirse como la agrupación mínima de sonidos en la cadena hablada con estructura interna.

Esta estructura se compone de hasta tres elementos: núcleo, ataque y coda.

  • El núcleo silábico (también llamado cima o centro) es un componente imprescindible, sin él no hay sílaba, y puede formarse con uno o más sonidos vocálicos. Por ejemplo, en la primera sílaba de a.gua (los puntos separan sílabas) el núcleo consta de un solo sonido; en tanto que en la segunda está compuesto por dos.
  • Los márgenes silábicos, es decir, los sonidos que aparecen en los márgenes anterior o posterior al núcleo, son en cambio optativos, pueden o no aparecer en la sílaba, y se denominan técnicamente ataque (o inicio) y coda, respectivamente. Los márgenes pueden estar compuestos de uno o varios sonidos. Por ejemplo, en trans.por.te la primera sílaba consta de un ataque y una coda compuestos de más de un sonido, a diferencia de la segunda sílaba en la que se constata solo un sonido en ataque y coda, en tanto que la última sílaba solamente tiene ataque.

Las sílabas que no presentan coda, y que por tanto terminan en vocal, son sílabas abiertas o libres. Las tres sílabas de ca.be.za son abiertas. En cambio, las sílabas que sí poseen el margen posterior se denominan cerradas o trabadas, es decir, terminadas en consonante. Las dos sílabas de sal.tar son cerradas.

En el castellano actual, el tipo de sílaba que predomina es la formada por consonante más vocal (CV), es decir, una sílaba libre con ataque pero sin coda. Le siguen en frecuencia de aparición las agrupaciones CVC, CCV, y V. Aquí se presenta un cuadro con los diferentes tipos silábicos del español. Es interesante señalar que la estructura CV parece ser la más corriente en gran número de lenguas, además de ser la primera que aparece en el habla de los niños y la última que desaparece en los procesos de pérdida de la capacidad lingüística.

Desde el punto de vista acentual, las sílabas pueden ser átonas o tónicas. Las sílabas átonas, inacentuadas o débiles son las sílabas no realzadas por el acento. La sílaba tónica, acentuada o fuerte es la sílaba que en una palabra recibe el acento léxico (no debemos confundirlo con el acento gráfico o tilde). Por ejemplo, en la palabra casamiento, la sílaba tónica es mien pues el acento recae en ella, en tanto que las otras sílabas son inacentuadas o átonas.

Respecto al número de sílabas, en castellano predominan las palabras bisilábicas sobre las trisilábicas y monosilábicas. No obstante, la tendencia se invierte cuando se trata de vocablos de nueva creación o de préstamos de otras lenguas. En estos casos, se favorece, como regla general, las voces de tres o cuatro sílabas.

(1) Omelette

(2) Aggiornars

Mag. Marianela Fernández Trinidad