La explicación es un tipo de discurso en el cual el emisor busca presentar un tema en forma clara y ordenada con el objetivo de hacerlo más comprensible a quien escucha o lee. Es una práctica habitual en los espacios de transmisión del saber en la cual subyace la finalidad de hacer más fácil la comprensión de hechos, fenómenos y conceptos. En la situación discursiva explicativa se da una relación asimétrica entre los participantes en la medida en que el emisor tiene acceso a la información a través de distintas fuentes porque es experto en el tema, el receptor en cambio no tiene experiencia ni tiene acceso a la fuente en tanto, inexperto. Hay una voluntad, de alguien que sabe mucho sobre un tema, de hacer comprender determinados fenómenos a alguien que sabe menos sobre ese tema, por lo cual la explicación se caracteriza por ser (o buscar serlo) objetiva, precisa y rigurosa.

Es un discurso fundamental en las situaciones de transmisión del saber al punto que es el instrumento fundamental para transmitir información científica, humanística, técnica. Los libros de texto, los exámenes, los apuntes de clase, son ejemplos de explicación.

Aspectos estructurales del texto explicativo

Una explicación, si bien no sigue un único modelo o prototipo superestructural, es posible que se ajuste al esquema básico: introducción, desarrollo, conclusión.

En la introducción se presenta el tema y muchas veces se aclaran algunas cuestiones que se consideran imprescindibles para que el receptor pueda entender el desarrollo explicativo posterior: definición de algún concepto, algunas orientaciones para la interpretación de lo que sigue después, etc.

En el desarrollo se exponen los datos e ideas que son el eje del tema. Generalmente es la parte más extensa.

En la conclusión se expone una breve síntesis de las ideas presentadas.

Estos tres momentos tienen una estructura interna particular. Al respecto Adam (1990) aporta las características de cada uno de ellos en un prototipo de estructura que esquematiza del siguiente modo: 

En la introducción se introduce un esquema inicial (Ei) o fase de preguntas, que tiene el foco en el objeto complejo (Oc) de explicación. En este primer momento, generalmente, hay una problematización a través de preguntas que activan el proceso explicativo.

En el desarrollo, se organiza el esquema problemático (Ep) o fase resolutiva y se presenta el objeto problematizado (Op).

En la fase de conclusión se cierra el esquema explicativo (Ee) a través de una presentación breve del objeto ya explicado (Oe). Suele tener la forma de resumen que contiene una síntesis de las ideas más importantes que se trataron.

Veamos cómo funciona este prototipo estructural en un ejemplo. Para ello usemos el texto que aparece a continuación:

La contaminación del aire

(1) La niebla tóxica que flota por encima de las ciudades es la forma de contaminación del aire más común y evidente. No obstante, existen diferentes tipos de contaminación, visibles e invisibles, que contribuyen al calentamiento global. Por lo general, se considera contaminación del aire a cualquier sustancia, introducida en la atmósfera por las personas, que tenga un efecto perjudicial sobre los seres vivos y el medio ambiente.

(2) El dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero, es el contaminante que está causando en mayor medida el calentamiento de la Tierra. [...]

(3) La mayor parte de la gente está de acuerdo en que, para luchar contra el calentamiento global, se deben tomar una serie de medidas. A nivel individual, un menor uso de coches y aviones, el reciclaje y la protección del medio ambiente son medidas que reducen la huella de carbono de una persona, es decir, la cantidad de dióxido de carbono liberada a la atmósfera debido a las acciones de cada individuo.

(4) En un nivel más amplio, los gobiernos están tomando medidas para limitar las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero. Una de ellas es el Protocolo de Kioto, un acuerdo entre países para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Otro método es el de gravar las emisiones de carbono o aumentar los impuestos de la gasolina, para que tanto la gente como las empresas tengan más motivos para conservar la energía y contaminar menos.

Disponible: aquí.
[Visitado: 3/7/2013] 

En el párrafo (1) podemos reconocer el esquema inicial, se presenta el objeto complejo [Oc] que es: “la contaminación del aire”, se lo define y se agrega información que sustentará la posterior explicación.

En los párrafos (2) y (3) identificamos el esquema problemático en el que se presenta el objeto problemático [Op]: “el dióxido de carbono como agente que causa la contaminación del aire y la necesidad de tomar medidas al respecto”.

Finalmente, en el último párrafo (4) aparece el cierre del esquema explicativo, se presenta el objeto ya explicado [Oe]: “las medidas tomadas para combatir la contaminación”.

De todos modos, debe tenerse en cuenta que alguna de estas etapas puede no aparecer. Muchos textos comienzan sin una introducción o finalizan sin la conclusión. Es frecuente, en el ámbito educativo, que los textos que manejamos sean fragmentos de textos más extensos lo que lleva a que sea difícil apreciar la estructura explicativa completa. Es importante, en estos casos, poder mostrar el desarrollo de las ideas en la progresión temática. En este sentido es oportuno recordar lo señalado por Bosque (1998:226) según el cual hay dos modos generales de ordenación lógica de las ideas: deductiva o inductiva.

  • En la deducción se extraen ideas concretas a partir de conceptos generales. La explicación con una estructura de tipo deductivo, se inicia con un enunciado que presenta la idea general, que frecuentemente se corresponde con el tema. Esta idea se desarrolla a lo largo del texto a través de la presentación de casos concretos, detalles, ejemplos, ilustraciones, casos particulares, etc. Hay una “línea explicativa” que permite analizar esa idea inicial general. Ver ejemplo.
  • En la inducción se va de lo particular a lo general, se presenta la información concreta tal como hechos reales, descripciones de objetos, detalles, y de ellos se llega a través de un desarrollo razonado del tema a un principio de carácter general que actúa como conclusión. Ver ejemplo.


Aparte de estos dos esquemas de estructuración generales, se debe tener en cuenta que hay otros procedimientos explicativos de uso habitual que permiten dar una estructura lógica a la información dentro del texto. Algunos de estos procedimientos explicativos habituales son: la y la definición, la y la clasificación, la reformulación o y la paráfrasis, la y la ejemplificación, la y la analogía, la y la citación.

Es oportuno recordar que en un texto explicativo es frecuente encontrar descripciones o argumentaciones, e incluso breves narraciones, que el autor va utilizando en función de hacer más clara la explicación. Lo que determinará que un texto sea explicativo es que esos otros elementos (descripciones, narraciones y argumentaciones) tienen un papel secundario: apoyar la explicación.

Rasgos lingüísticos en un texto explicativo

  • Vinculados a la objetividad

Vocabulario denotativo. El vocabulario empleado tiene un significado exclusivamente denotativo. Aparece un uso frecuente de tecnicismos. Hay un escaso uso de verbos de acción, los verbos más usados son los que indican estado o proceso intelectual. En cuanto a los sustantivos, hay un importante uso de aquellos de carácter abstracto, lo que es lógico si tenemos en cuenta que lo que se suele explicar son ideas y conceptos.

Modalidad enunciativa. Se usan fundamentalmente oraciones de esta modalidad. Difícilmente aparezcan oraciones explicativas, interrogativas y exhortativas. Es característico el uso de la tercera persona en la búsqueda por lograr la objetividad, es decir que hay ausencia de referencia al hablante. También con este objetivo se utilizan oraciones pasivas reflejas o impersonales logrando así la desaparición del sujeto hablante.

Sin embargo, en situaciones comunicativas muy formales, puede haber un uso del llamado plural de modestia con el cual se logra una referencia encubierta al emisor, como ocurre en el ejemplo siguiente:

Como ya hemos explicado con anterioridad…

En otras ocasiones se busca comprometer al receptor con la explicación y se usa el llamado plural sociativo:

Éstas, como ya sabemos, viven en condiciones oxigénicas (altas concentraciones de oxígeno).

  • Vinculados con la precisión

En cuanto al tipo de predicado hay un uso frecuente de oraciones atributivas, sobre todo cuando se trata de explicar hechos o definir conceptos. Se usan también estructuras nominales en lugar de construcciones oracionales, es decir que se enuncian ideas a través de sintagmas nominales que tienen por núcleo un sustantivo abstracto.

La síntesis de las proteínas de los organismos, que está dirigida por la secuencia de estas cuatro moléculas en el ADN.

La utilización de adjetivos y adverbios está determinada por la necesidad discursiva de precisar el objeto a explicar. Hay un uso de la adjetivación especificativa, de esta manera se le atribuyen cualidades que lo individualizan. En un texto explicativo se deberá evitar el uso de los adjetivos epítetos ya que tienen una carga afectiva que estos textos no emplean. En cambio, es muy importante la adjetivación especificativa y de carácter descriptivo y valorativo.

  • Vinculados con la claridad

En las secuencias explicativas el tiempo verbal propio de la explicación es el presente y del futuro del indicativo. Con el uso de este tiempo verbal se logra relacionar el enunciado al momento de la enunciación y, en ocasiones, darle un carácter intemporal, con la pretensión de crear la apariencia de que el momento de producción y el de lectura transcurren paralelamente. La explicación es el dominio de las formas verbales no personales o impersonales, construcciones de infinitivo, gerundio y participio Esto no implica que no aparezcan otro tipo de tiempos verbales como los distintos tiempos de pretérito.

Las relaciones lógicas entre enunciados son una propiedad de los textos explicativos. Esta relación que se establece de forma implícita a través de la coordinación y la yuxtaposición, se logra, en forma explícita a través del uso de conectores, conjunciones, o locuciones con valor relacionante como las formadas por preposiciones y elementos anafóricos.

Los conectores son los que permiten el desarrollo lógico temático de este tipo de textos. Son de una gran ayuda para la comprensión pues establecen una serie de relaciones entre las cuales podemos destacar:

  • relación de adición marcadas por, "además", "asimismo", "y", "incluso", "aparte", "después", "del mismo modo", "también", "por otra parte", "a su vez", "por otro lado", etc.
  • relación de temporalidad, con marcas tales como: "luego", "después de", "entonces", "a continuación" , "al mismo tiempo", "desde hace...", "hasta hace...", "antes de…", etc.
  • relación de causa-consecuencia, indicadas por: "a consecuencia de", "porque", 2en cambio", "a pesar de", "por eso", "por lo tanto", "pues", "por consiguiente", "así pues", "de ahí (que)", "en resumidas cuentas", "entonces", "de forma que", "de manera que", "de modo que", "de suerte que", etc.
  • relación de explicación mediante organizadores como: "es decir", "o sea", "esto es", "a saber", "o lo que es lo mismo", "en otras palabras", "mejor dicho", etc.

Existen también una serie de organizadores tipográficos que permiten la organización interna del texto y habilitan las relaciones intertextuales:

  • Organizadores metatextuales: números o letras para enumerar hechos: guiones, argumentos, fenómenos, comillas, subrayados, cambios en el tipo de letra, paréntesis, itálica (marcadores de reformulación textual).
  • Organizadores intratextuales: dirigen la lectura hacia otra parte del texto (cf ‘supra’)
  • Organizadores intertextuales: remiten a otro texto a través del sistema de citas.
  • Utilización de formas supralingüísticas (títulos, subtítulos, en estrecha relación con los organizadores textuales).

Progresión temática

Bassols y Torrens (1997), siguiendo a Adam (1991), señalan que la progresión temática en un texto explicativo, o sea, la forma en que en el texto un tema, que es la información conocida, se articula con un rema, que es la información nueva, sigue fundamentalmente dos modelos:

1. El modelo de progresión lineal
2. El modelo de tema derivado

En el modelo de progresión lineal cada rema se convierte en un nuevo tema. La progresión se inicia en un tema (t1) al que se le agrega un rema (r1).

Este rema se convierte en un tema (t2), al que se le atribuye otro rema (r2) y así hasta finalizar la explicación. Pongamos un ejemplo:

Elefante asiático

El elefante es el animal terrestre más grande del planeta. El elefante asiático es ligeramente más pequeño que su primo africano. Se puede identificar al elefante asiático por sus orejas, que son redondas y más pequeñas. (La forma de las orejas de los elefantes africanos recuerda al continente africano.)
Las orejas de los elefantes irradian calor para ayudar a refrescar a estos enormes animales, aunque a veces no es suficiente. […]
Disponible: aquí.
[Visitado: 3-12-13]


Veamos cómo se desarrolla este modelo de progresión temática en el siguiente esquema:

Si analizamos el esquema vemos que sobre el tema uno (t1), “el elefante”, se agrega información nueva o rema (r1) que informa que hay un tipo particular de elefante: “el elefante asiático”. En el desarrollo de la secuencia explicativa este rema (r1), “el elefante asiático”, pasa a ser tema (t2) en la idea siguiente. Sobre él se informa que tiene “orejas redondas y pequeñas” (r2). El rema dos (r2), “las orejas” pasa a ser el tema (t3) en la idea siguiente. A continuación se agrega información mediante el rema tres (r3) donde se explica que las orejas irradian calor con una determinada función.

Por otra parte, en el modelo de progresión de tema derivado, existe una complejidad mayor, pues hay un “gran tema” o hipertema que se puede dividir en subtemas. En este caso la progresión tema-rema se dará para cada subtema.

En el siguiente ejemplo, el hipertema es la biodiversidad del que derivan dos subtemas: variedad y variabilidad.

La biodiversidad

Como toda palabra que presenta el prefijo «bio-», hace alusión a la «vida». En realidad, biodiversidad es una palabra que representa toda la variedad y variabilidad de seres vivos que existen en un área determinada: la variedad se refiere a la cantidad de individuos, especies o ecosistemas que encontramos; mientras que la variabilidad hace referencia a las posibilidades que tengan dichos elementos de continuar evolucionado en forma natural.

SÁNCHEZ, A., S. REYES y R. PÉREZ (2008: 94). Libro de Ciencias Sociales de sexto año. CEIP. Montevideo: Rosgal


Al hacer una lectura del esquema anterior vemos que la “biodiversidad” es el tema uno (t1), hipertema o “gran tema”; según ya señalamos. Este tema se expande con la información nueva introducida en el rema (r1): “representa la variedad y la variabilidad”. Este rema (r1) contiene en sí los dos subtemas, por lo tanto de él derivan los subtemas (st2) y (st3). Cada uno de estos subtemas tendrá su propia progresión tema-rema que funcionará en forma independiente.

En la elaboración de toda explicación se ha de producir una serie de mecanismos lingüísticos y textuales, que permitan producir el engarce de la información nueva y la supuesta información conocida de manera de volver accesible la información.

 

Para abordar las características de los textos que persuaden y los textos que narran solo basta hacer clic en cada enlace.

Mtr.a Lic. Claudia López