Este Programa, concebido por el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, se inscribe en una línea de trabajo denominada Proyectos de Impulso a la Inclusión Académica con el objetivo de atenuar las inequidades surgidas de desigualdades sociales y culturales permitiendo mejorar los niveles de lectura y escritura de los niños y adolescentes uruguayos y el acceso al conocimiento de las disciplinas enseñadas en los distintos niveles de la educación.


El problema

La percepción social de padres y docentes, así como también algunos instrumentos de medición, coinciden en la existencia de dificultades en la lectura y en la escritura de los estudiantes de los distintos subsistemas. Las mediciones nacionales e internacionales muestran que los niveles más bajos obtenidos se asocian con los niveles socioeconómicos y culturales también más bajos. Estos datos, más allá de las posibles interpretaciones sobre lo idóneo de los instrumentos de medición, están señalando la existencia de un problema grave en el área del conocimiento lingüístico que se desborda necesariamente hacia otras áreas del conocimiento, ya que el primero es sustento de buena parte de otros aprendizajes. La lectura dificultosa o ineficaz repercute no solamente en el desempeño social del individuo y en su capacidad para conocer el mundo que lo rodea sino también y directamente en las posibilidades de acceso al conocimiento científico, ya que este depende radicalmente de los contenidos vehiculizados a través de textos escritos, estén estos en soporte papel o en soporte digital. Surge de allí la necesidad de enfatizar, coordinar y promover acciones a largo y mediano plazo pero también de pensar en estrategias de impacto. Entre las acciones a largo plazo cabe recordar las ya emprendidas o ya señaladas, a modo de ejemplo, algunas de las sugerencias de la Comisión de Políticas Lingüísticas, en el seno de ANEP, o el Plan Nacional de Lectura, en el ámbito del Ministerio de Educación y Cultura. Entre las acciones a promover debe pensarse en la mejora en formación de las nuevas generaciones de docentes y en el trabajo hacia fuera del sistema para lograr que la sociedad vuelva a creer en la educación, vuelva a valorar a los docentes y erradique la idea errónea de que las tecnologías digitales pueden resultar sustitutas, y no complementos o reformulaciones, de la tecnología de la escritura. A corto plazo, sin embargo, parece razonable instrumentar algunas acciones de esperable impacto en la mejora del conocimiento y uso del español por parte de los niños y adolescentes uruguayos.


Acciones

Este Programa desarrolla un conjunto de acciones con un fin acotado: fortalecer el dominio de la lectura y la escritura de los estudiantes, atendiendo a su nivel real de conocimiento, independientemente del grado curricular en que se encuentren, para hacer posible su permanencia y continuidad en el sistema educativo formal.
A través de tres líneas de trabajo, necesariamente relacionadas entre sí: Materiales para docentes, Materiales para estudiantes y Biblioteca Solidaria que pueden sintetizarse de la siguiente manera:

Materiales para docentes

Los materiales están dirigidos a los maestros y profesores de lengua. Estos buscan apoyar a los docentes en su comprensión cabal de los programas y ofrecerles propuestas de análisis de algunos de sus contenidos más relevantes, ya por su centralidad para la enseñanza de la lengua escrita, ya por su novedad en la tradición pedagógica nacional.

Materiales para estudiantes asociados con los tipos lectores y/o escritores

Estos materiales han sido concebidos para el trabajo autónomo de los estudiantes. Las propuestas incluyen textos de creciente complejidad que apuntan a desarrollar el interés por la lectura. Ayudan a los estudiantes a adquirir una serie de estrategias discursivas metacognitivas, inferenciales que se activan al pretender comprender un texto escrito; entre otras cuestiones colaboran en superar la valla del léxico; promueven la fijación ortográfica; el desarrollo del conocimiento morfológico; la coordinación y subordinación de frases que potencia la capacidad de comprensión y producción textual.

Materiales para la formación de una comunidad de lectores: Biblioteca Solidaria

Es una iniciativa que apela a los diversos actores de la comunidad educativa para trabajar solidariamente en la formación de niños, jóvenes y adultos como lectores. El objetivo central es contribuir al desarrollo de la autonomía de los estudiantes para que puedan apropiarse de la cultura de los libros y del lenguaje escrito. Esto les permitirá ampliar sus niveles de comprensión lectora, procesar información en cualquier soporte, producir textos y atribuirles significado. En suma, gestionar su lectura personal hasta convertirla en una actividad permanente.

Producción de obras de referencia

Si bien estos materiales, al igual que los anteriores, estarán dirigidos a los maestros y profesores de lengua, se tratará de obras de consulta. Estas conjugarán el estado de la cuestión académico actualizado con la finalidad pedagógica con la cual estarán escritos. Además de su utilidad inmediata para la formación y actualización de los docentes, las obras permitirán el enriquecimiento de una tradición en la enseñanza de la lengua en nuestro país. Estas líneas de trabajo se apoyan en la existencia de acciones de evaluación en línea que tiene dos aspectos que se relacionan con este programa: por un lado, puede convertirse en puerta de acceso de los estudiantes y de los docentes a los productos de las líneas de trabajo descriptas arriba, y por otro, a través de la discusión de resultados, abre el camino a un necesario trabajo presencial con los docentes por centros o grupos de centros.

Por fin, se buscará la integración de estudiantes avanzados de grado a los equipos de trabajo, promoviendo el necesario intercambio y la imprescindible transmisión intergeneracional de experiencias y conocimientos acumulados.

Dinámica de trabajo del Programa

El equipo de trabajo fue seleccionado a través de dos llamados abiertos realizado en febrero y octubre de 2011 comenzando las tareas en junio de 2011. Está integrado por profesionales de variado origen académico, graduados o posgraduados en el área de las Ciencias del Lenguaje así como docentes de Educación Primaria, Secundaria, Técnico Profesional y Formación Docente. El cometido central es elaborar materiales estratégicos que puedan colaborar en superar la situación problema: el nivel insuficiente de conocimiento de la lengua escrita por parte de los estudiantes. Cabe mencionar que la decisión sobre la selección del tipo de material a elaborar está asentada en el diálogo permanente que el equipo establece con los maestros y profesores. Frente a cada propuesta se consulta a los docentes destinatarios del material que se está elaborando para que estos colaboren en el ajuste de los mismos según las necesidades de enseñanza de los docentes y de aprendizaje de los estudiantes.

La Comisión Coordinadora está integrada por delegados de cada subsistema. Considera la adecuación de los avances realizados por ProLEE y la pertinencia de los materiales que se elaboran con respecto a las instituciones representadas.

La Comisión Consultiva está integrada por las instituciones que son referentes en el campo de la literatura, lectura y los libros. Colabora orientando las acciones que ProLEE desarrolla en este sentido.