educarnos

Aportes para la reflexión

LOS PROFESORES PRINCIPIANTES, ¿SIENTEN NECESIDADES PROFESIONALES?

Mag. Cristina Maciel

Introducción: investigar nuestro contexto docente

Como profesora en el área de las Ciencias de la Educación de formación docente de nuestro país, he escuchado el sentir de profesores titulados con pocos años de desempeño en ciclo básico y en bachillerato: logros, alegrías, satisfacciones, y también fracasos, desconsuelos, disgustos, desánimo en relación con su novel labor. Por otra parte, he vivenciado siendo estudiante de magisterio y, años más tarde, profesora cambios en los planes y programas de la formación docente. He sido protagonista y también espectadora de renovaciones e innovaciones curriculares con diversas orientaciones epistemológicas, sociológicas y didácticopedagógicas. Un punto de convergencia entre ambas vivencias es la reflexión que surge de cuestionamientos que hago y me hago tales como: ¿responden los cambios curriculares de la formación docente a las necesidades sentidas por los profesores?, ¿se ha indagado cuáles son?, ¿hay diferencias entre necesidades profesionales y problemas profesionales?, ¿qué hacemos los profesores de formación docente al respecto?, ¿qué podemos hacer?

Este artículo presenta la investigación «Identificación, caracterización y evaluación de necesidades profesionales sentidas por profesores principiantes». Fue desarrollada en la Región Este del Uruguay, con el fin de contribuir con la formación continua de estos profesores.

A la luz de la conceptualización de Quivy y Van Campenhoudt (1992: 27) —«Una investigación

es por definición algo que se busca. Es un camino hacia la superación del conocimiento y debe aceptarse así, con todo lo que ello implica de dudas, desórdenes e incertidumbres»— inicié un proceso de investigación sobre mi propio contexto de trabajo, consistente en la identificación, caracterización y evaluación de necesidades profesionales sentidas por profesores principiantes.

Concepciones teóricas fundamentales que sustentan esta investigación

El análisis teórico del concepto de necesidad estudiado por la Psicología y la Sociología contemporáneas, así como su evolución desde la Filosofía de los griegos, ha permitido elaborar la concepción de que las necesidades profesionales tienen su origen en las diferencias que resultan de las representaciones que el profesor tiene sobre el deber ser de la profesión y la racionalización de los problemas que le plantea el ser de la profesión. Son sentidas, por lo tanto, subjetivas y auto-percibidas.

Al referirse a las necesidades de un profesional de la docencia, se debe profundizar en las líneas teóricas relacionadas con la profesionalidad del

docente, sus funciones, los enfoques en la formación del profesorado, las características de su ciclo de desarrollo profesional y, fundamentalmente, en cómo puede ser concebida la docencia. Entre sus posibles representaciones comparto con Grillo (2001: 78) que: «La docencia envuelve al profesor en su totalidad; su práctica es resultado del saber, del hacer y principalmente del ser, significando un compromiso consigo mismo, con el alumno, con el conocimiento y con la sociedad y su transformación». En consecuencia, la autora sugiere el estudio de la docencia bajo la óptica de cuatro dimensiones diferentes, aunque estrechamente relacionadas: la dimensión personal, la dimensión práctica, la dimensión conocimiento profesional docente y la dimensión contextual.

Entre los argumentos que Grillo desarrolla para explicar la dimensión personal se destaca el planteo de que ningún profesor es tal en forma aislada. Lo es en el encuentro con la individualidad de cada alumno y por lo tanto en la relación profesor-alumno. Esta dimensión se identifica con el «ser».

La dimensión práctica, el «hacer», es definida por la autora como «(…) las direcciones que el profesor imprime a su hacer docente, en un escenario marcado por la complejidad y al mismo tiempo por la contradicción» (Grillo, 2001: 80).

La dimensión conocimiento profesional docente se refiere al conocimiento que el profesor necesita para realizar la enseñanza. En la visión de Grillo, este tiene su origen en varios ejes simultáneamente: el científico, el psicopedagógico, el empírico del conocimiento y el de las didácticas específicas como disciplinas integradoras de los anteriores. Está constituida por el «saber».

La dimensión contextual es caracterizada por la autora a partir de la realización de una práctica docente abierta a la realidad, que deja de restringirse a la sala de aula y se sitúa en una perspectiva de comunidad planetaria. Se la puede denominar como el «estar».

Otra temática relevante fue la concerniente al perfil profesional del profesor de educación media, el real y el deseado, en el marco de las características de la educación media en el Uruguay y sus funciones.

Pregunta inicial y objetivos que orientaron el proceso de investigación

La pregunta que encauzó el proceso de investigación fue: los profesores principiantes titulados, en el ejercicio de su función docente, ¿sienten necesidad de mejorar su perfil profesional? En caso afirmativo, ¿cuáles son estas necesidades? El objetivo mediato es definir las bases de un programa de formación continua destinado a los profesores que se encuentran iniciando su ciclo de desarrollo profesional y sienten que desean mejorar en algún aspecto su perfil profesional.

Recojo de Dean (1991), citado por Marcelo (1995), la idea de que el ciclo de desarrollo profesional es un proceso educativo que se inicia con el planteo de metas y el diagnóstico de necesidades. A partir de este planteo, se procura dar cumplimiento a los siguientes objetivos específicos:

  • indagar si los profesores principiantes titulados, en el ejercicio de su función docente, sienten necesidad de mejorar su perfil profesional;
  • identificar, caracterizar y evaluar las necesidades profesionales sentidas por los profesores principiantes titulados en el ejercicio de su función docente.

Con un enfoque multi-metodológico, se obtuvo información de carácter cuantitativo y cualitativo. Debido a que mi campo de acción es la Región Este del país, y considerando la dispersión geográfica de los profesores que trabajan en esta, se construyó un formulario de encuesta autoadministrado como primer instrumento de recogida de información.

El proceso de construcción del instrumento implicó las siguientes fases: la creación de un inventario inicial, su aplicación a una muestra de profesores, el análisis de los ítems en función de los comentarios y preguntas detectados sobre dificultades en la comprensión, el análisis estadístico de las respuestas escritas, la realización de entrevistas y un posterior juicio de expertos. Dichas acciones permitieron diseñar el instrumento que finalmente se aplicó, luego de la realización de una prueba piloto y un estudio de validez y de fiabilidad.

Este instrumento se constituyó como un cuestionario semi-estructurado en dos partes: la primera solicita datos personales y profesionales de los profesores, y la segunda está compuesta por dos preguntas, una cerrada y otra abierta. La pregunta cerrada se basa en una escala, estructurada con 40 ítems, de estimación de necesidades profesionales sentidas por profesores principiantes de educación media. La pregunta abierta da lugar al profesor a plantear libremente otros aspectos de su perfil profesional que estima necesario mejorar.

La población que se tomó para el estudio está constituida por profesores egresados del centro regional de profesores del este en el período 2000 a 2005, titulados y en el ejercicio de la función docente en los liceos públicos de los departamentos de Maldonado, Rocha, Lavalleja y Treinta y Tres. Con el apoyo de un licenciado en Estadística se obtuvo una muestra, que se puede considerar representativa, de 128 profesores. Esta representa el 38% de la población considerada. La información obtenida se trianguló con la que proporcionaron las entrevistas que se realizaron a otros profesores principiantes, quienes debido a los requerimientos del sistema han ingresado como profesores a centros de formación docente. Para dicha triangulación empleamos, además, las manifestaciones escritas de profesores, mediante encuesta, que cursando el último año de la carrera se encontraban en situación de práctica docente con tutor.

Análisis y conclusiones

Conclusiones fundamentales

A los efectos de analizar la información proveniente de la encuesta, se calcularon dos indicadores que fueron denominados grado de necesidad profesional sentida (GNPS) y grado de necesidad de mejora sentido (GNMS). El GNPS permite responder la pregunta de partida y da cumplimiento al primer objetivo. Mediante el GNMS se buscó identificar, caracterizar y evaluar las necesidades sentidas.

La conclusión fundamental es que el 96% de los profesores encuestados manifestó sentir necesidades profesionales en algún grado. El 69% lo siente con moderada y mucha necesidad. Las necesidades sentidas en mayor grado pertenecen a las dimensiones «conocimiento profesional docente» y «personal».

A partir de las primeras conclusiones obtenidas se realizó el análisis de los resultados según las variables «antigüedad docente», «período de egreso» y «área de conocimiento». El porcentaje de profesores que se encuentra en la categoría

ninguna necesidad con antigüedad docente mayor a 3 años (7%) es superior que el de profesores con antigüedad hasta 3 años (1,5%). Podría pensarse que este es un resultado previsible, a la luz de la diferencia entre las experiencias docentes de ambos grupos. Esta misma razón puede explicar que sea mayor en 9,5 puntos porcentuales el porcentaje de profesores (33%) con más antigüedad que expresa sentir poca necesidad en relación con el otro grupo de profesores (23,5%).

En consecuencia, es razonable confirmar que el 69% de los profesores con menor antigüedad docente sienta moderada necesidad, en tanto disminuye un 26% el porcentaje de profesores con antigüedad mayor a 3 años que se inscribe en la misma categoría (43%). Al analizar cuantitativamente la categoría mucha necesidad, se evidencia que es considerablemente mayor el porcentaje de profesores (17%) con más de 3 años de antigüedad docente, que el de aquellos con menor antigüedad (6%).

Dicha situación orientó el estudio a la relación entre estas variables, para lo que se recurrió a la prueba estadística no paramétrica chi-cuadrado (x2). Se concluyó, con un riesgo de error no superior al 1%, que hay asociación entre las variables «antigüedad docente» y «grado de necesidad profesional sentido» (GNPS). No se encontró, en cambio, relación significativa entre esta y la variable «período de egreso».

Para el análisis del comportamiento de la variable «área de conocimiento» en la cual son profesores, se emplearon las categorías «Lengua y Literatura», «Ciencias Sociales», «Ciencias de la Naturaleza» y «Matemática». La aplicación de chi cuadrado permite concluir que las diferencias encontradas son explicables por el azar. No obstante, Matemática es el área en la que hay mayor cantidad de profesores (25%) que manifiesta sentir mayor grado de necesidad. Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales le siguen con 14% y 11% respectivamente, en tanto, el área Lengua y Literatura presenta el menor porcentaje de profesores con alto GNPS.

Necesidades profesionales sentidas en mayor grado

Las necesidades prioritarias integran las dimensiones conocimiento profesional docente y personal.

En la dimensión conocimiento profesional docente las necesidades son:

  • Elaborar y hacer evolucionar dispositivos de diferenciación para la atención a la diversidad.
  • Estimular en sus alumnos el gusto por el aprendizaje.
  • Saber tratar las conductas inadecuadas de los alumnos.
  • Dominar conocimientos técnico-pedagógicos aportados por las Ciencias de la Educación y la Didáctica.
  • Investigar.

Correspondientes a la dimensión personal fueron priorizadas las siguientes:

  • Intercambiar conocimientos y experiencias innovadoras entre colegas.
  • Estar dispuesto a compartir proyectos de innovación e investigación.
  • Tender a la superación y a la autoformación.
  • Comprometerse con la formación integral de sus alumnos.

De la dimensión práctica emerge la necesidad de organizar la propia formación continua.

Necesidades profesionales sentidas en menor grado

Las necesidades sentidas en menor grado son mayoritariamente de la dimensión conocimiento profesional docente. Es de destacar que aunque las caractericemos así, en comparación con las anteriores alcanzaron un índice comprendido entre 0,518 y 0,403, con un límite inferior muy próximo al punto medio de la distribución. Entre estas se encuentran:

  • Mejorar la planificación de clase, en cuanto a su estructura y contenido.
  • Usar las competencias comunicativas.• Explicar bien, con claridad, sencillez.
  • Aplicar los conocimientos fundamentales a la comprensión de los sujetos, la institución educativa, los fenómenos y procesos.
  • Dominar conocimientos instrumentales (informática e inglés).

Otros aspectos que los profesores sienten necesidad de mejorar

Un 30% de los profesores encuestados respondieron la pregunta abierta del instrumento. Mencionaron aspectos sobre los que sienten necesidad de mejorar y con qué grado de intensidad (indispensable, muy necesario, medianamente necesario).

Las necesidades profesionales sentidas como indispensables son:

  • la formación permanente y la necesidad de analizar la práctica, aspectos que ubico en la dimensión práctica;
  • como parte de la dimensión conocimiento profesional docente, contar con la guía de docentes con experiencia, la realización de trabajos colectivos sobre temas específicos de la asignatura, la profundización sobre el estudio y el tratamiento de dificultades de los alumnos en el aprendizaje y en situaciones sanitarias particulares; en esta misma dimensión es señalado como indispensable el enriquecimiento de la cultura general del profesor. Otro aspecto a destacar relacionado con lo normativo es la necesidad por parte de los profesores de conocer el Estatuto Docente;
  • pertenecientes a la dimensión personal, surge la necesidad de la diversión en el trabajo y el manejo del stress

A las necesidades anteriormente expuestas se agregan otras, valoradas como muy necesarias. Integran, en su mayoría, la dimensión conocimiento profesional docente. Estas son:

  • fortalecer la formación en algunas áreas específicas tales como la Didáctica, la psicología del adolescente, la atención a la diversidad de los alumnos y las dificultades del aprendizaje; mejorar las formas de evaluación de aprendizajes y de programas; trabajar en forma colectiva;
  • inscripta en la dimensión contextual emerge la necesidad de mejorar la comunicación entre colegas de cada asignatura, al menos a nivel departamental.

En prospectiva

Desde una perspectiva evaluativa, se entiende que los datos obtenidos pueden permitir considerar las necesidades profesionales sentidas por los profesores principiantes en orden a superar aquellos aspectos del perfil profesional que no conforman. La dimensión conocimiento profesional docente es la que debería generar mayor atención, principalmente en las áreas de los conocimientos técnico-pedagógicos y la investigación, sin descuidar las dimensiones personal, práctica y contextual.

Las conclusiones expuestas renuevan el interés por proseguir este estudio, en procura de que la información recogida sea verdaderamente de valía para quienes contribuyeron con sus respuestas en este proceso. El diseño y posterior aplicación de un programa de formación continua que tuviera en cuenta sus necesidades profesionales podría ser el siguiente paso para aproximarse a la concreción de esta aspiración.

Referencias bibliográficas

  • QUIVY, Raymond y VAN CAMPENHOUDT, Luc (1992), Manual de investigación en Ciencias Sociales, Limusa, México.
  • GRILLO, Marlene (2001), «O professor e a docencia: o encontro com o aluno», en ENRICONE, Delcia (org.), Ser professor, EDIPUCRS, Porto Alegre.
  • MARCELO GARCÍA, Carlos (1995), Formación del profesorado para el cambio educativo, EUB, Barcelona.