Usted está aquí

Cometidos

A nivel internacional, se entiende por Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA):

“aquellas actividades educativas ofrecidas en un contexto formal o no formal, que están destinadas a los jóvenes y adultos con objeto de profundizar o reemplazar su educación y formación iniciales. Su objetivo puede ser: a) terminar un determinado nivel de educación formal o capacitación; b) adquirir conocimientos o competencias en un nuevo ámbito (no forzosamente con vistas a una calificación); y c) actualizar conocimientos o competencias” .(“Educación para todos en 2015. ¿Alcanzaremos la meta?” - UNESCO - Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, 2008).

La nueva Ley de Educación Nº18.437, contempla específicamente la educación de personas jóvenes y adultas en el marco de el derecho de todos a una educación de calidad a lo largo de toda la vida.

Dos de los principales objetivos planteados por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), se expresan en la meta propuesta de aumentar la cobertura y la calidad de la educación.

Para la Dirección Sectorial de Educación de Jóvenes y Adultos (DSEJA), estas metas se traducen en procurar la reinserción educativa de jóvenes y adultos que se encuentran fuera del Sistema Educativo y en la organización de la Educación de esas personas, atendiendo a sus necesidades, intereses y problemas. 

La EPJA se inserta en el marco de una  educación a lo largo de la vida y por tanto, debe contribuir al desarrollo de cada persona como sujeto social. Es un medio para la inclusión social, política, económica y cultural de los sujetos.

“El aprendizaje a lo largo de toda la vida significa también facilitar diferentes itinerarios formativos y el establecimiento de puentes entre ellos, posibilitando que cada persona construya su propio proyecto formativo, orientado a su enriquecimiento personal y profesional”. (UNESCO - OREALC, 2002)

En congruencia con estas líneas conceptuales la EPJA, para la DSEJA de la ANEP, supone incluir la educación formal y no formal; modalidades regulares y modalidades flexibles, todo ello con el objetivo de responder a las necesidades de las personas y a las exigencias que les plantea el avance de la sociedad.

Significa también, la inclusión de programas que, junto a la alfabetización inicial, contemplen acciones que ayuden a elevar el nivel educativo de la población (post alfabetización), brinden variadas posibilidades para la culminación de la educación básica, y formen parte de un proceso de educación con el propósito de promover la integración social y productiva de las personas analfabetas o con baja escolaridad, a través de la adquisición de conocimientos y el desarrollo de las capacidades y competencias necesarias.