Usted está aquí

Cometidos

A nivel internacional, la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) comprende aquellas propuestas de Educación Formal y No Formal, destinadas a los jóvenes y adultos con el objetivo de profundizar, complementar o sustituir su educación y formación iniciales.

Sus objetivos pueden ser: a) culminar un determinado nivel de educación formal o capacitación; b) adquirir conocimientos o competencias en un nuevo ámbito (no forzosamente con vistas a una calificación); y c) actualizar conocimientos o competencias” (Educación para todos, ¿alcanzaremos la meta? Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, UNESCO 2008).

La Ley de Educación Nº18.437, contempla específicamente la educación de personas jóvenes y adultas en el marco del derecho de todas las personas a una educación de calidad a lo largo de toda la vida. Son objetivos planteados por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), aumentar la cobertura y la calidad de la educación. Para la Dirección Sectorial de Educación de Jóvenes y Adultos (DSEJA), estas metas se traducen en procurar la re vinculación educativa de jóvenes y adultos que se encuentran fuera del Sistema Educativo y en la organización de la Educación de esas personas, atendiendo a sus necesidades, intereses y problemas. 

La EPJA se inserta en el marco de una  educación a lo largo de la vida y por tanto, debe contribuir al desarrollo de cada persona como sujeto social. Es un medio para la inclusión social, política, económica y cultural de los sujetos.

El aprendizaje a lo largo de toda la vida significa también, como ya lo establecía OREALC-UNESCO en 2002, en facilitar diferentes itinerarios formativos y el establecimiento de puentes entre ellos, posibilitando que cada persona construya su propio proyecto formativo, orientado a su enriquecimiento personal y profesional.

En sintonía con estas líneas conceptuales, para la DSEJA de la ANEP, la EPJA supone incluir la educación formal y no formal; modalidades regulares y modalidades flexibles, todo ello con el objetivo de responder a las necesidades de las personas y a las exigencias que les plantea el avance de la sociedad. Significa también, la inclusión de programas que, junto a la alfabetización inicial, contemplen acciones que ayuden a elevar el nivel educativo de la población (post alfabetización), brinden variadas posibilidades para la culminación de la educación básica, y formen parte de un proceso de educación con el propósito de promover la integración social y productiva de las personas, a través de la adquisición de conocimientos y el desarrollo de las capacidades y competencias necesarias.

Es así que se han ido generando multiplicidad de ofertas educativas pertinentes, diversas y adecuadas, dirigidas a jóvenes y adultos, con el objetivo de asegurar una educación para todos a partir de las necesidades e intereses de los sujetos.

Contribuir a la alfabetización de toda la población, aún en los sitios más alejados de zonas urbanas, para lograr una distribución más equitativa de las solicitudes en los territorios, propiciar la finalización de los distintos ciclos educativos formales, ayudar a sostener o a re vincular personas a las diversas ofertas educativas que ayuden a promover el ejercicio de una ciudadanía plena, son parte de la acciones implementadas a lo largo de los años en la DSEJA.

En el año 2019 las personas mayores de 14 años que culminaron primaria, sea por cursada en los Centros de DSEJA o por Prueba de Acreditación, en los cuatro períodos, fueron 1822.  En estos períodos también se proponen pruebas con adecuaciones, tanto en el soporte físico – impresión del texto solo con mayúsculas, con ampliación de la fuente o mayor separación de espacio interlineado - como con ajustes razonables – para los casos de discapacidad leve o moderada-.  Esos ajustes no implican la disminución de la calidad, ya que evalúan los mismos conocimientos, desempeños y habilidades, pero propuestos de forma más sencilla.

Los egresados de Educación Media Básica, tanto en la modalidad 2009 B como en Articulación con CETP fueron 1833 en todo el país. 121 grupos culminaron, 15 de los cuales fueron financiados por INEFOP en el marco del acuerdo Cultura del Trabajo para el Desarrollo.

La Educación Inclusiva es uno de los pilares de esta Dirección, por eso se amplió la oferta, desde 2018, a grupos para finalizar la Educación Media en los que participen  personas con discapacidad intelectual leve o moderada en acuerdo con el CEIP.

En relación con uno de los objetivos que la ANEP marcara para el quinquenio, el de proteger las trayectorias educativas, se trabaja en articulación con los diferentes actores en territorio en las Comisiones Descentralizadas para que jóvenes menores de 18 años inscriptos en los Ciclos Medios de CES o CETP, con un vínculo débil con la institución reciban apoyo en nuestros espacios para fortalecer sus competencias instrumentales básicas y reforzar el sostenimiento de una propuesta educativa formal.