Usted está aquí

Alfabetización y competencia digital

Publicado: 
23/09/2020

200923_01.jpg

“Todos estamos alfabetizados digitalmente, pero no todos somos competentes digitales”, manifestó Mercè Gisbert, doctora en Ciencias de la Educación y especialista en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) aplicadas a la temática educativa, como parte de la charla que brindó en la edición especial de ENLACEvivo setiembre de la Red Global de Aprendizajes.

Gisbert explicó que la competencia digital es una competencia compleja que implica cuatro alfabetizaciones según áreas: multimedia, comunicativa, tecnológica e informacional, y cuatro dimensiones en la educación: aula, centro educativo, ética y uso adecuado de la tecnología y profesionalización docente.

“Desde el punto de vista profesional hemos identificado que nos falta una quinta dimensión que tiene que ver con la innovación y la investigación”, agregó acerca de las investigaciones que pueden surgir tras la capacitación y la aplicación de los recursos digitales.

La experta destacó la formación de los docentes en TIC y las utilidades de las herramientas digitales en la labor diaria: “Deberemos insistir mucho en formar al profesorado para que sea capaz de diseñar un proceso de evaluación que se adecue a las actividades formativas que ha diseñado, que tenga en cuenta las competencias que tienen que desarrollar y aprender los estudiantes, y en función de esto hacer un proceso de evaluación de forma bien estructurada y organizada”.

“El diseño instruccional es fundamental. Si lo tienes es mucho más fácil rehacer el proceso formativo, porque una de las virtudes de la digitalización es que lo tienes todo ahí, sencillamente entras y lo modificas”, agregó Gisbert respecto a la digitalización de los documentos de planificación y su modificación durante el confinamiento.

Asimismo, consideró apreciada a la competencia digital sin distinción entre ámbito educativo y sociedad: “no solo hay que tener en cuenta la competencia del profesorado en TIC, sino la competencia de la ciudadanía en general. Por ese motivo, necesitamos un plan que tenga una mirada más global, que tenga en cuenta a la comunidad y la necesidad del contenido híbrido”.

Según Gisbert, las clases virtuales no tienen como único asunto la sincronía, sino el diseño de las actividades para que “...realmente los estudiantes desarrollen el proceso de construcción del conocimiento que es en lo que consiste aprender”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

coronavirus banner ch.jpg