El legado del Maestro Julio Castro a las nuevas generaciones para entender el presente

Tamaño letra:

El libro de Julio Castro “Cómo viven los de abajo en los países de América Latina” reúne dos conferencias dictadas por el maestro en 1948, en la Asociación de Bancarios del Uruguay, en las que analiza las condiciones de vida de los sectores sociales latinoamericanos más sumergidos, exponiendo acerca de sus modos de subsistencia, las formas de explotación a los que son sometidos y cómo se distribuyen en la sociedad de acuerdo a su origen étnico.

Recordando a Julio CastroLa reedición de este libro, que fue presentado en el Museo Pedagógico y que conmemora los 40 años de su secuestro, desaparición y asesinato responde a una iniciativa conjunta del Consejo de Educación Técnico Profesional-UTU y del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), del Ministerio de Relaciones Exteriores, de la Federación Uruguaya de Magisterio-Trabajadores de Educación Primaria (FUM-TEP) y de la Cooperativa Magisterial.

El lugar elegido para la presentación tuvo un fuerte componente emocional, ya que allí fueron velados sus restos mortales en el 2012, luego de su hallazgo en el Batallón de Infantería N° 14 en el año 2011, por un equipo de Antropología Forense.

El Maestro Julio Castro perteneció a una generación de notables pedagogos, que asumió a la educación como un insoslayable compromiso con la sociedad y un estilo apasionado de vida.

Fue una personalidad polifacética, que sobresalió en su profesión de maestro, como Director de escuela, Subinspector de Enseñanza Primaria, Inspector Departamental de Primaria y Profesor de Filosofía en los Institutos Normales. También realizó una carrera destacada como periodista y escritor.

En ese contexto, fue autor de diversas obras sobre educación y pedagogía, sindicalista y activo participante de recordados congresos de maestros, durante las décadas del cuarenta y el cincuenta del siglo XX.

También debe mencionarse su itinerario en varios países de América Latina, en su actividad como Consejero Técnico de la UNESCO, y en su trayectoria en el Semanario Marcha, donde impregnó su compromiso con la causa de los más pobres.Su constante inquietud y preocupación por las vicisitudes de los habitantes del campo lo transformó, a partir de 1945, en protagonista de la Primera Misión Sociopedagógica realizada en Caraguatá, departamento de Tacuarembó, núcleo referente de la educación rural, junto a los también célebres educadores Agustín Ferreiro y Miguel Soler.

PARA LAS NUEVAS GENERACIONES

El Maestro Pablo Caggiani, Consejero del CEIP, explicó que el reconocimiento de diversas instituciones a la obra de Julio Castro “es parte de la siembra hecha durante una vida de compromiso, trabajo y reflexión sobre la suerte de los sectores subalternos o ‘los de abajo’ como nos sentimos mejor identificados”.

Reedición de Cómo viven los de abajoEl Consejero explicó que reeditar un texto de Castro a partir de varias organizaciones que vinculan a maestros, “es una de las tantas formas que tenemos de reconocer a un compañero, a un maestro, a uno de los que nos fue secuestrado, torturado, desaparecido, a uno de los que logramos arrancar a la tierra con compromiso y ciencia, con reclamo popular. A Julio lo pudimos velar aquí hace unos poquitos años, gracias a un grupo de científicos comprometidos con la verdad y con la justicia”.

“Reeditar sus textos y hacer un alto en el camino es una modesta e insuficiente forma que tenemos de dar cuenta de la injusticia y de la indignidad de los civiles y militares, que lo desaparecieron y aún no nos han explicado ni los por qué ni los cómo. Reeditar los textos de Julio es algo ya dicho mucho más claramente por Benjamin [Walter], cuando se refiere al pasado como: ‘mirar el instante del peligro’ ya que ‘tampoco los muertos estarán a salvo del enemigo, si este vence. Y este enemigo no ha cesado de vencer”.

LA VIGENCIA DE SUS IDEAS

Por su parte, el Secretario de la Comisión Fiscal de la Cooperativa Magisterial, Maestro Julio Arredondo, reflexionó acerca de la impunidad que pesa sobre la desaparición de Julio Castro. “La desaparición forzada es un delito de lesa humanidad que se sigue perpetrando mientras no se juzga a los responsables. Este no es un hecho del pasado, sino del presente, porque sigue ocurriendo y la impunidad alienta a que se repita”, afirmó.

Rescatar el legadoPara el educador, Julio Castro se ocupó de los derechos humanos, revelando las “verdades amargas” expuestas en este libro con “sabiduría premonitoria de lo que le tocaría vivir”, ya que describe las torturas salvajes aplicadas en América Latina por los militares.

Arredondo hizo hincapié en la vigencia del pensamiento de Castro, aludiendo a una publicación de 1957 titulada “La cigüeña pecaminosa”, en la que abogaba por la inclusión de la educación sexual en las escuelas. De este modo, destacó que el maestro proponía enfocar esta materia “depurada de malicia y doble sentido”, ya que a su entender estos ingredientes eran puestos por los adultos y no por los niños. “¡Esto fue escrito hace 60 años! Y ya lo había planteado desde 1938. Julio Castro está vigente y tenemos que conocer su obra”, enfatizó.

A CUARENTA AÑOS DE SU DESAPARICIÓN

Alfredo Coirolo, Responsable del proyecto editorial del Consejo de Educación Técnico Profesional- UTU, destacó la importancia de la fecha de esta reedición que coincide con los cuarenta años del secuestro y desaparición del maestro.

El funcionario leyó un tramo de una carta escrita por Zaira Gamundi, esposa de Julio Castro, al dictador Gregorio Álvarez a raíz de la desaparición de su marido, que tenía 69 años cuando fue secuestrado. Julio Castro había sido maestro de Álvarez. “Mi esposo es Julio Castro, el que fuera su maestro en la Escuela Sanguinetti. Estoy segura que usted tiene que recordarlo por su excepcional calidad humana, así como Julio Castro tenía presente en usted al pequeño escolar. Hay relaciones que no se destruyen y una es la que se establece entre el maestro y el alumno”.

La Secretaria General de FUM-TEP, Elbia Pereira, reflexionó acerca de que Julio Castro fue uno de los fundadores de la FUM. “Tenemos un doble compromiso: con el pedagogo y humanista, que se desempeñó con el compromiso que aún hoy reconocemos y, en el otro sentido, con su aporte a la construcción colectiva del sindicato”, resaltó.

EDUCACIÓN Y COMPROMISO

La Consejera del Consejo Directivo Central de la ANEP, Maestra Elizabeth Ivaldi, indicó que “estamos frente a una personalidad destacada que nos interpela frente al ser docente. Generaba opinión y la hacía llegar a la sociedad, comprometido con la causa de la docencia”.

“Tenemos la responsabilidad de poner esta historia de las ideas que se quiso ocultar a disposición de las nuevas generaciones. Tenemos que promover la lectura y la difusión de este conocimiento entre los jóvenes”, manifestó.

La Directora General del CETP-UTU, Ingeniera Agrónoma Nilsa Pérez, expresó que las palabras de Julio Castro evidencian la magia de un gran maestro. “Este libro es el registro escrito de una clase abierta de un gran maestro al que la dictadura con su carga nefasta truncó su aporte”, reflexionó.

A su entender esta edición representa una lección vigente par a las nuevas generaciones para comprender a “nuestros hermanos latinoamericanos. Hoy pasé por Toledo y me acordé de Julio Castro, ¡justicia para él!”

SECRETARÍA DE RELACIONES PÚBLICAS - CODICEN
Síganos en:  https://twitter.com/ANEP_Uruguay

Agenda

  • Red global

© 2017 Administración Nacional de Educación Pública  |  Av. Libertador 1409 CP 11.100  |  Tel. (+598) 2900 7070  |  Montevideo - Uruguay

La veracidad y vigencia de la información publicada en el Portal de la ANEP www.anep.edu.uy así como las opiniones que puedan ser vertidas en sus contenidos son responsabilidad de los autores y las autoridades competentes, el Área Web del CODICEN no genera contenidos.

Desarrollo Área Web - Dirección Sectorial de Información para la Gestión y la Comunicación  - CODICEN