Educación en derechos humanos como construcción ética, estética y alegórica

Tamaño letra:

La educación en derechos humanos como construcción ética, estética, simbólica y alegórica es la fermental clave conceptual del proyecto “El árbol de los DD.HH.”, una experiencia colectiva de creación, concientización y sensibilización que convocó a estudiantes y docentes uruguayos.

La educación en derechos humanos como construcción ética, estética, simbólica y alegórica es la fermental clave conceptual del proyecto “El árbol de los DD.HH.”, una experiencia colectiva de creación, concientización y sensibilización que convocó a estudiantes y docentes uruguayos, bajo el liderazgo de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y la organización internacional “Inscrire”.

Escuchar a la especialistaEste emprendimiento cultural fue desarrollado por jóvenes que estudian en los Centros Educativos de Capacitación y Producción (CECAP) del MEC, en coordinación con la artista plástica belga Francois Schein.

La Asociación “Inscrire” trabaja en la divulgación y educación en derechos humanos, a través de su metodología propia de enseñanza. En ese contexto, las piezas artísticas, que se crean en cerámica y vidrio, se integran a la trama ciudadana en muros, estaciones de trenes subterráneos, puertas de centros educativos y en construcciones de bronce de jardines públicos.

En esta experiencia, los jóvenes trabajan en base a la declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mediante la presentación de propuestas que ulteriormente son seleccionadas para integrarse a la creación colectiva.

En esta oportunidad, se creará un mural con la consigna “Derechos Humanos/Derechos Humanos en la Educación”, que se colocará en los andenes de la terminal de Tres Cruces de Montevideo y será inaugurado el próximo 10 de diciembre.

HISTORIA Y REPRESENTACIÓN

Durante una conferencia realizada en la Escuela “Pedro Figari” del Consejo de Educación Técnico Profesional-UTU, la arquitecta y artista plástica belga Francois Schein explicó diversos pormenores del proyecto -que se inició en 1989 en París- y luego fue trasladado a ciudades de todos los continentes.

La creadora explicó que la exposición fue inaugurada precisamente en 1989, al conmemorarse el bicentenario de la Toma de la Bastilla, que fue precisamente el disparador simbólico de la iniciativa.

Francois ScheinLa idea original fue integrar los grandes postulados de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de la Revolución Francesa a la Ciudad Luz, mediante representaciones artísticas de fuerte impronta simbólica.

Por supuesto, otra materia prima de trabajo fue la declaración de los Derechos Humanos de la ONU, que es uno de los grandes ejes del derecho internacional que rige la convivencia de la comunidad mundial.

Al respecto, recordó que luego se fundó una gran organización internacional, a los efectos de promover experiencias similares en los grandes centros urbanos del planeta. Calificó esta iniciativa como una “idea algo loca, que nació de mi inquietud y fue acompañada por mucha gente preocupada por los derechos humanos”.

“Yo creo que es muy importante seguir promoviendo esta experiencia, con el propósito de pensar y seguir repensando sobre este tema. Yo he usado mi propio arte para crear esta tipología”, explicó

La artista y educadora destacó que “existe una fuerte motivación para mantener el debate por los derechos humanos, a partir del análisis de situaciones de violencia y algunas guerras que aquejan a la humanidad en el presente, como los conflictos bélicos que azotan a Siria y Ucrania, entre otros”.

La activista destacó la necesidad de educar en derechos humanos, a los efectos de generar una importante masa crítica. “El ser humano no aprende de estas experiencias dramáticas, que se dan en todo el planeta”.

Francois Schein consideró indispensable construir permanentemente la memoria, en un necesario recorrido por toda la historia. “La memoria de lo que sucedió y sigue sucediendo es lo que permite prevenir los conflictos”, reflexionó.

En ese contexto, puntualizó que las muestras suelen nutrirse de elementos característicos e identitarios de las ciudades donde se presentan, con la participación de los propios miembros de las comunidades.

EDUCAR EN LA TOLERANCIA

Resaltó que una de las claves es que “los propios jóvenes conozcan su historia y la de sus países, para poder relacionarla con los derechos humanos”. Agregó que, por diversas circunstancias, el tema está presente en todas las regiones del mundo.

En tal sentido, se refirió concretamente a las tensiones, asimetrías y contradicciones existentes en todos los países, por diversas motivaciones políticas, sociales y culturales.

Con relación a las connotaciones y contenidos de la representación estética, aludió a la violencia, las guerras, la injusticia social, la pobreza, la miseria, la intolerancia, la discriminación, la xenofobia y las crisis humanitarias, entre otras.

En torno a su visión sobre nuestro país, la artista comentó que los tiempos de trabajo son cortos, pero que ha encontrado un gran entusiasmo y receptividad a su propuesta, tanto de parte de las autoridades cuando de los docentes y los estudiantes.

Finalmente, Francois Schein reafirmó que la educación en materia de derechos humanos debería preceder incluso a la enseñanza de la matemática, de la lengua y de otras disciplinas, porque atañe directamente a la convivencia en sociedad.

Interés compartidoLa conferencia realizada en el salón de actos de la Escuela “Pedro Figari” generó un fermental debate entre el auditorio, que estuvo integrado, entre otros, por el Consejero del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP, Profesor Néstor Pereira, la Directora General del Consejo de Educación Secundaria CES), Inspectora Celsa Puente, y el Subsecretario del MEC, Maestro Oscar Gómez.

En la oportunidad, la expositora acompañó su alocución con un prolijo y revelador trabajo audiovisual, que sintetiza la experiencia de “El árbol de los DD.HH.” en importantes ciudades del mundo.

En ese marco, las preguntas y consultas de los propios estudiantes motivaron reflexiones en torno a diversos aspectos de la convivencia en sociedad y la solidaridad, como, por ejemplo, la decisión de nuestro país de acoger a refugiados procedentes de Siria.


SECRETARÍA DE RELACIONES PÚBLICAS- CODICEN
Síganos en: https://twitter.com/ANEP_Uruguay

  • Red global

© 2017 Administración Nacional de Educación Pública  |  Av. Libertador 1409 CP 11.100  |  Tel. (+598) 2900 7070  |  Montevideo - Uruguay

La veracidad y vigencia de la información publicada en el Portal de la ANEP www.anep.edu.uy así como las opiniones que puedan ser vertidas en sus contenidos son responsabilidad de los autores y las autoridades competentes, el Área Web del CODICEN no genera contenidos.

Desarrollo Área Web - Dirección Sectorial de Información para la Gestión y la Comunicación  - CODICEN