Usted está aquí

Personalizan estrategias para la continuidad educativa de madres y padres jóvenes

Publicado: 
03/07/2019

190703_03.jpg

El Acuerdo interinstitucional de apoyo a la continuidad educativa de madres y padres en Enseñanza Media para estudiantes con hijos e hijas hasta 5 años, constituye un documento imprescindible para docentes, directivos y referentes educativos que acompañan las trayectorias educativas de niñas, niños y adolescentes en todo el país. 

Como resultado del Sistema Nacional de Cuidados y de la línea de protección de las trayectorias educativas desarrollada por la Administración Nacional de Educación Pública, se conformó un grupo de trabajo integrado por representantes del CODICEN, la Secretaría Nacional de Cuidados y la Dirección Nacional de Promoción Socio Cultural del Ministerio de Desarrollo Social, y el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay, para diseñar una hoja de ruta que facilite la búsqueda de soluciones específicas frente a la realidad de aquellos jóvenes que se convierten en madres y padres tempranamente.

Este equipo de trabajo elaboró una hoja de ruta en la que se incluyen diversas estrategias que permiten orientar las acciones, a los efectos de aunar esfuerzos y optimizar recursos existentes para lograr contener en el sistema educativo a las madres y padres jóvenes, acompañándolos también en su rol familiar.

A pesar que en los últimos cinco años Uruguay registró un descenso en los embarazos adolescentes, el año pasado se contabilizaron 4.553 nacimientos. En este caso, las madres tienen entre 15 y 19 años de edad. Se trata de 910 nacimientos menos que en 2017 y 3.226 menos que en 2014. Sin embargo, un 80% de estos embarazos no son deseados.

La consejera del CODICEN, Elizabeth Ivaldi, participó del proceso de trabajo de este equipo que se inició en el año 2017, “en el marco de la preocupación por el abandono, la deserción y la desvinculación de madres y padres jóvenes, y de madres embarazadas”.

190703_04.jpg

Protección integral

Ivaldi explicó que “se trata de una política que requiere considerar el derecho de los estudiantes, pero también de los niños pequeños. Hay que pensar en espacios adecuados para el cuidado de los niños y en qué tiempos, evitando una sobreinstitucionalización y que asistan por la noche”.

La consejera explicó que las estrategias presentes en la hoja de ruta no son excluyentes entre sí, ya que abarcan espacios de educación y cuidado, combinar con la familia posibilidades, generar acuerdos y otorgar becas, entre otras acciones.

“Los alumnos en esta situación dejaban de concurrir a los centros educativos o lo hacían con sus hijos y la respuesta no podía ser que dejen de estudiar. De lo contrario se genera un círculo vicioso que incluye el trabajo precario, y repercute en el proyecto de vida de ese joven y del niño. Es algo que tenemos que asumir”, reflexionó.

Ivaldi destacó que esperan que este documento “nos ayude a mejorar historias de vida en el sentido de disminuir el abandono y el rezago”. No obstante, opinó que la mayor repercusión “será a nivel personal”.

La consejera informó que en el caso que se opte para dar solución a una situación particular por los espacios de educación y cuidado, estos serán financiados por el Sistema Nacional de Cuidados. ANEP se encarga de plantear la población objetivo a atender, coordinando y poniendo a disposición las posibilidades que tiene para facilitar las trayectorias educativas de los estudiantes.